..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

02 marzo 2010

oye, que por 600€ no vamos a discutir.

Hay personas que deberían llevar tatuado en la frente el siguiente slogan: cuidado, soy un toca huevos. Mal me está decirlo, pero yo soy una de ellas.

Lo lamento, no puedo evitarlo, es mi naturaleza, lo llevo en los genes, nací así, y si no, pues lo mismo me da, es una actitud aprendida, pero al final de la actuación el resultado siempre es el mismo: me falta el slogan.

Normalmente mi actitud toca huevera, suele ser reacción ante alguna situación que me toca los cojones, (causa y efecto) y a mí se me tocan rápido para qué negarlo: en la cola del banco, las horas concertadas en urgencias, la ley de azul y colores varios, o el morro que le echan algunos.

Existe gente que sufre dislexia, que no es más que una dificultad en el aprendizaje de la lectura, mi hija por ejemplo, tuvo episodios de dislalia, que es la misma dificultad asociada al lenguaje, y yo, tengo disnumeria.

-sí eso último no está contemplado en el DRAE, quizá en alguna actualización futura y, cuando lo hayan reconocido como enfermedad común pero sin síntomas gripales, lo hagan; mientras tanto los disnuméricos, sufriremos, aunque nunca en silencio, nuestra incapacidad-

Mi problema, explicado brevemente, es tan sencillo como que si tu me dices anota mi número: 635, yo apunto, 653, me quedo tan pancha y , claro, después nunca te llamo, o me sale un tío de Jamaica que no sabe por quien pregunto.

La cosa va in crescendo cuanto mayor es la cifra a anotar, supongamos, 23 45 98, pues yo pongo 23 25 89, ya está, así, tal cual, te digo que me lo repitas y entonces escribo, 25 32 74. Ea y toma ya.

Pero vamos a ver, soy disnúmerica –hola Personare- no gilipollas y, como soy consciente de que mis estudios jamás realizados son de letras y no de números, trampeo como puedo, nunca como quisiera, la situación.

Por ejemplo, normalmente he de hacerme una trasferencia bancaria a mí misma, de una cuenta a otra. Simple ¿verdad? Pues mira, no tanto, veinte números seguidos me dan hasta mareo, es empezar a verlos y rodarme la cabeza, así que me voy al señor del banco y le digo que me la haga.

Ando harta de que el nota este me comente que la puedo hacer en el cajero, la última vez creo que le dije algo así como ¿y a ti pa que te pagan? Si me actualizo en el cajero, me hago las trasferencias en el cajero, saco dinero por el cajero, y creo cola detrás de mí en el cajero, mientras tu nos miras hacerla ¿pa que madrugas, bonito? Pa eso quédate en tu casa.

Se calló, claro, pero desde entonces ya no es lo mismo, me mira raro, para que nos entendamos, mal, muy mal.

Así que hoy que me he ido al centro he pensado, ah, pues voy a entrar en otra sucursal donde no me conozcan a hacer la trasferencia, y cuando me comente que la puedo hacer por el cajero, yo, que sé hacerlo, pongo cara de idiota y digo, anda ¿de verdad? Pues otro día me enseñas, que hoy tengo prisa, muchas gracias.

Todo eso.

He actualizado en el cajero y me he puesto a la cola, cuatro personas delante de mí, al poco, siete detrás.

Media hora esperando, y cuando pasa el señor que me precedía, veo un cartel en la mesa del banquero: operaciones mínimas 600€

Ya la hemos cagao, he pensado, mi trasferencia era inferior a ese importe.

Aún con todo, yo, que soy así y llevaba media hora en la cola, -borde y testaruda como soy, dice mi madre que me parió y que me conoce- me he puesto en plan del barco de Chanquete no nos moverán, y evidentemente, no me he movido.

Ahora, tras toda esta explicación recordemos el slogan.

Buenos días, quería hacer una trasferencia de esta, a esta.

Sí ¿de cuanto?

400

Eso debe hacerlo por el cajero, mínimo en caja 600.

Ah, vaya, no me había dado cuenta. (que no, que no, de verdad de la buena)

Lo siento, deberá hacerlo en el cajero.

Y no puede hacerlo usted ya que he hecho la cola, es que no sé hacerlo.

Pues no, no puedo, y con la cola que hay, tampoco puedo enseñarla.

Tócame los huevos Roque, que soy disnúmerica, que me hago una trasferencia a mí misma y se lo ingreso a otro que tiene más que yo, seguro.

Entonces a ver, que yo lo entienda ¿Cuál es el problema?

Que la cantidad mínima que usted debe mover son 600.

Ah, y una cifra menor ¿no puedo?

No

Ah, y eso ¿Por qué?

Porque esto es una caja rápida señora y, a través del cajero se agilizan las operaciones.

Y el señor de la caja rápida iba perdiendo el tiempo mientras me daba explicaciones y yo, fiel a mi slogan, continuaba con lo mío.

Entonces, si fueran 600 o más si podría hacerlo desde aquí, ¿es eso?

Sí.

Pero como es inferior a esa cifra he de hacerlo allí. ¿no?

Correcto.

Ya, pero yo no sé hacerlo a través del cajero.

Pues esto es una caja rápida, yo no puedo enseñarla en este momento, hay demasiada cola.

Y digo yo, si hubiéramos hecho la trasferencia desde que estamos intentando entendernos, ¿no hubiésemos acabado ya?

Tal vez.

Aaaaaaaah.

Bueno, a ver, 400 no me los trasfieres ¿cierto?

Eso es.

Tienes toda la razón del mundo, es que es una cantidad ridícula, llevamos algo así como diez minutos discutiendo esta tontería. ¿Sabes qué? Hazme una trasferencia de 1000, así ya se queda ahí ¿puedes hacerla de mil?

Si, por esa cantidad, sí.

El hombre me miraba como diciendo, esta gilipollas está por tocarme los huevos, no lo sabes tu bien, pensaba yo.

Dos minutos para hacer la jodía trasferencia, que si DNI, que si se encalla la máquina, que si te vuelvo a decir de cual a cual…

Bueno, pues ya está ¿Algo más?

No, a ver, déjame comprobar los saldos. Uis, creo que me he precipitado yo al decir que la hicieras de 1000… ¿en que estaba pensando?… no, no, yo esto no lo he hecho bien, ¿sabes? Mira vamos a hacer otra trasferencia.

¿Perdón?

Sí, a ver, de esta, donde has puesto mil, pues sacas 600 ¿600 era el mínimo, no? Y lo vuelves a poner donde estaba.

A suspirado, pobrecito mío.

Supongo que ha suspirado por no morderme directamente.

O escupirme.

Tras varios minutos más hemos acabado la operación, en total unos veinte para hacer una mierda de trasferencia, que digo yo..... ¿no le hubiera sido más sencillo mirarme a la frente cuando me ha visto llegar?

Que pena... otro sitio al que no puedo volver…

8 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

No sabes cómo lo he disfrutado. Me imaginaba la escena, y no veas qué carcajadas.

No sé por qué nos empeñamos (o algunos quieren empeñarse, para ser más exactos) en hacer un mundo "cuadriculado". Todo se mide en rentabilidad, sin darse cuenta de que, en ocasiones, la rentabilidad sería mayor si se diese más valor al factor humano.

Un abrazo.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

mira Antonio, hijo, lo que no me pase a mí.... jajjajajajajjajajaj

es precisamente eso, yo es que hay cosas con las que no puedo, básicamente porque no las entiendo de ridículas que son, si la razón no tiene más que un camino.

y cosas por el estilo en los bancos, las que quieras; hace unos años, me tocaron unas 3000 pts en un décimo de navidad y había que ir a cobrarlo a una sucursal por aquello de que era una participación ingresada "en". bueno pues yo que voy, y aquella que me dice que no me lo paga, que me lo ingresa en cuenta.
anda.
pero yo no tengo cuenta en este banco.
pues pagártelo, no te lo voy a pagar, he de ingresarlo.

tas tu fresca guapa, son 3 talegos y son míos.

bueno, pues nada, ábreme una cuenta ¿con veinte duros te vale?
sí.

media hora de papeleo, contrato bancario por aquí, ¿quieres tarjeta? por allá, firma esto, toma el duplicado, que si te explico las condiciones etc y blablabla.

¿puedo cobrar ya mi participación?
te la ingreso.
vale. ¿de cuanto es ahora mi saldo? ¿de 3100 pts?
sí.
ah, bueno, pues quiero sacarlas, las 3100, que he visto un tejano majísimo aquí al lado.

pero si sacas 3100 he de cerrar la cuenta.
pues la cierras, y si no, no haberme obligado a abrirla.

en fin.

besos.

Antonio del Camino dijo...

No me cuentes... conozco algo de Bancos (ver mi web: bio-biliografía) Se accede desde el blog.

Abrazo con sonrisas.

Ilión dijo...

Juas juas juaas ajuas

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

todos sabemos algo de bancos...

tengo un amigo banquero... ah, no, espera, si es banquero, no es mi amigo ;-)


ili, te vas a atragantar :P:P:P:P:

Antonio Rentero dijo...

Eres sencillamente genial.

Besicos de 600 en 600 ;-)

Pep dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

gracias antonio :D

....... y toca huevos........

:D:D:D:D:D:D


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis