..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

04 marzo 2010

Ana.


Hace unos años que la conozco, es alta y desgarbada, morena de piel, y rumana.

Llegó a este país como la gran mayoría de rumanos que entraban cuando gobernaba el PSOE, y se quedó, escondida y de alquiler, hasta que un contrato de zapatero legalizó su condición.

Trabajábamos juntas cuando su situación irregular la hacía ya más débil de lo que era. Yo era cocinera en un restaurante y ella, entraba las notas de las comandas escritas en un castellano impecable.

De su país trajo ilusiones, esfuerzo y anemia, la jefa y yo le comprábamos las cápsulas de hierro que no podía pagar, ni le entraban por un seguro que no tenía. Yo le enseñé que el pescado no sólo no muerde, sino que además, se come y ella protestaba diciendo que le gustaba más la carne, comete las lentejas y cállate, le decía yo entre y media y las cuatro. Tuvimos que inventar una boda para sacarla de nuevo de Rumania, una vez que se nos escapó en verano, cruzando, no se como, una frontera que delimitaba sus sueños, pero la nostalgia y el desarraigo son a veces, demasiado fuertes, y todos los riesgos son superables.

Un hijo de puta, de los nuestros, nacional, torció todos sus sueños, día tras día y mentira tras mentira. Porque HIJOS DE PUTA, así, en mayúsculas, hay en todas partes.

Ahora vivimos a 300 kilómetros, ella sigue allí, y yo, me mudé.

Creo que le he dado todos los consejos, todas las broncas, todas las esperanzas que conozco y he aprendido en esta vida, y, cierto, nadie escarmienta en cabeza ajena.

Esta semana sale de cuentas, y yo, ahora, la llamo todos los días.

Está sola, se siente sola, por fin dejó a ese energúmeno y se va a enfrentar sola a la maternidad, el valor que no tuvo por si misma se lo dio la vida que lleva dentro y a la cual abrazará en unos días.

Pero se siente defraudada.

No por él, ni por el dinero que no ganó para volver y comprarse su casa, no por las ilusiones que se fueron mermando por el camino, no por todas las lágrimas que ha derramado en estos años.

No, porque cuando te has partido la cara varias veces en la vida y has reiniciado de cero otras tantas, te das cuenta que comenzar con las manos vacías una y otra vez, no es fácil, pero tampoco imposible; que el precio a pagar por vivir, es perder ilusiones y fracasar de vez en cuando, y llorar, tanto por lo perdido como por lo que nunca ganaste, que el dinero es sólo dinero, aunque valga tan poco y sirva pa tanto, y que HIJOS DE PUTA, hay en todas partes.

Se siente defraudada porque vino sola, y sola sigue, y eso no estaba –acaso en la letra pequeña- en el contrato que firmó al nacer, con la vida.

En unos días abrazará a su pequeña, pero los hijos, durante años, son solo el motor de arranque y no el apoyo que te sostiene, y eso, algo que ella aún no sabe, le hace creer que de alguna manera va a hacer las paces con la vida en breve.

Y a mí me produce tristeza que todo su esfuerzo, toda su lucha, toda la ilusión que tenía por formar una familia, [el contrato con la vida que firmamos al nacer: quiero amar y ser amada, no importa luchar, no importa sufrir, eso ya me dijiste que era parte del precio, pero al final quiero mi premio, quiero AMOR] quede pintado en un boceto, dentro de un cajón en una habitación que huele a nenuco, y sin nadie que se acerque, le de un beso en la frente y le pregunte suavemente:

¿qué te pasa?


4 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Algunos, jugamos a hacer literatura; y buscamos palabras exactas y pretendemos reflexionar en torno al hecho creador, a la inspiración... y, a veces, hasta hablamos de amor. Tú, en cambio, nos abres la ventana a la vida. Y tus historias son reales, de carne y hueso, de lucha, angustias, sueños, y también esperanzas. Y así de crudas, con sus luces y sombras, nos las muestras.Me has puesto el corazón en un puño con este texto.

Ojalá tu amiga encuentre lo que todos, de una manera u otra buscamos o hemos tenido la suerte de encontrar: ese amor que se acerca y nos da un beso en la frente y nos pregunta suavemente qué nos pasa.

Un abrazo.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

gracias Antonio, pero gracias por el deseo de que Ana encuentre lo que se le debe.

cuando eras pequeño y te ibas a dormir ¿tu no cerrabas los ojos apretándolos, y deseando con fuerza que aquello que tanto anhelabas se convirtiera en realidad al abrirlos? solo por haberlos cerrado.
yo sigo creyendo que si deseas algo con mucha intensidad, al abrir los ojos estará ahí.
el 99% de las veces es el jodio despertador el que lo frustra, pero solo porque una vez pasó, vale la pena volver a intentarlo ;-)

y sobre lo otro... bueno, el otro día nos reímos con el banquero, hoy nos solidarizamos emocionalmente con Ana.
no se trata de jugar a hacer literatura, lo importante no es lo que se dice, o de como se dice, sino de porqué.

se agradece enormemente el halago, este blog es .el espejo, un solo reflejo en el alma de alguien, y yo, seré feliz.

besos.

Ilión dijo...

Plas plas plas



Y tienes que hacer un esfuercillo el finde que viene... Creo que Bigt viene.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

asias.



viene, sí, hablé con el la semana pasada, pero poco.
a ver si lo llamo el domingo.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis