..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

23 junio 2009

un minuto de silencio


Hoy quiero hacer un pequeño inciso en mi blog.

Sin filosofía, sin chiste, sin cinismo y sin palabras soeces.

Será un instante solamente, un minuto de silencio.

Ayer al mediodía se prendió fuego en la zona donde vivo. No sé, a unos ocho o diez kilómetros en línea recta. Una columna de humo, negro, muy negro, se veía desde muy lejos. Mi casa está frente al bosque, y rodeada de campos de cultivo que esperan en estas fechas la siega.

Hace unos años, viviendo en una población parecida, vimos como el fuego arrasaba más de cien hectáreas en poco más de una hora.

Sin poder hacer nada.

El viento soplaba fuerte y cálido, el sol achicharraba, era Julio del 2002.

Nuestras casas se escaparon porque la suerte quiso que el viento cambiara a última hora y se quedara a dos metros de la entrada del pueblo.

En el último instante.

Ayer, la angustia se reconocía entre mis palabras mientras contemplaba el devenir del humo. Frente la ventana observando, e intentando asegurarme de que los servicios de emergencia lo controlaban.

Era la hora de comer, y le iba dando cucharadas al niño entre viaje y viaje a la ventana.

Fue entonces cuando oí el helicóptero.

Ahora, dije, ahora vamos bien.

Lo sofocaron en una hora eterna desde la ventana.

Durante toda la tarde los retenes se oían sobrevolarnos.

Salimos de compras, todo se había normalizado.

Durante la cena, en la CNN, leíamos la noticia:

Un helicóptero que ha participado hoy en un incendio en el Vallés, ha caído cuando iba a repostar agua en una zona cercana a Mollet. Sus dos ocupantes han muerto.

Murieron realizando su trabajo, sofocando incendios y protegiendo a la población civil, salvando por extensión, vidas. En este caso y entre otras, la mía y la de mi familia.

Un minuto de silencio, por favor, a estos se los debo yo, quizá mañana seas tú el deudor involuntario de tu vida o parte de la noticia sin esperarlo.

Gracias.

6 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

...

Vaya también mi más respetuoso silencio por las dos víctimas de este doloroso accidente. Como bien dices, "murieron realizando su trabajo... //... protegiendo a la población civil..."

Muchas veces, por desgracia, no nos paramos a pensar en la labor de todos esos hombres y mujeres anónimos, cuya labor consiste en hacer más fácil la vida de sus semejantes. En muchas ocasiones, arriesgando su propia vida.

Me parece todo un detalle de tu parte este recuerdo.

Un abrazo.

Melmoth el Neuromante dijo...

Esos son héroes, no las estatuas.

yaves dijo...

jo menuda pena, desde luego que a este tipo de trabajadores que se preocupan por la seguridad ciudadana les debemos mucho

salu2

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

razón lleváis los tres, sí.

perdonad que no me extienda más, pero me quedó poco que decir.

gracias por compartir ese minuto de silencio conmigo y, por todos ellos.

Antonio Rentero dijo...

Me uno a testimonio silencioso del dolor.

Por desgracia sé lo que es ver el fuego rondar el hogar de tus sueños, en el cortijo de Moratalla hemos sufrido la amenaza del fuego en diversas ocasiones, en una de ellas, hace décadas, salimos mi madre y yo a través del monte, junto al río, para esquivar el fuego que tenía lugar precisamente junto a la carretera (por eso tuvimos que caminar) y avisar al retén en el pueblo.

Jamás olvidaré en aquella madrugada el sonido de las piñas que, como bombas, salían disparadas, silbando, ardiendo, ayudando a que el incendio se propagase.

He visto arder los montes en torno al lugar donde he pasado los mejores momentos de mi infancia y mi juventud, impotente, y durante años, cada vez que miraba a las montañas primero ennegrecidas, luego grisáceas, años después con ligeras sombras de verde, hoy ya en camino de recuperarse, 20 años después, pero con pinos que apenas dan sombra a sus propias raíces.

Los que luchan contra el fuego me parecen los mayores héroes de nuestro tiempo, son los que cuando todos huyen de las llamas corren en dirección contraria para apagarlas.

Salvan vidas pero además salvan directamente a nuestro planeta, pq cada vez que un árbol arde un poco de este planeta, nuestra casa, desaparece.

Me llena de pena lo que cuentas, querida Bastet, y mis oraciones van con ellos y sus familiares y seres queridos, así como el agradecimiento a todos los que se dedican a atajar las llamas, dejándose en ocasiones, lamentablemente, la vida.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

horrible experiencia, sí.
un beso Antonio.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis