..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

18 diciembre 2008

MATANDO PIOJOS



Hace unos años – por cierto, voy a despotricar contra la empresa farmacéutica y los doctorados en medicina, lo digo, por si hay que avisar al maestro armero que no nos pille el toro.- decía, hace unos años a mi hija le asaltaron una piara de piojos, sí, piara, porque aunque vino uno solito, acabaron siendo manada y legión; mi hija por aquel entonces debía tener unos nueve años y un pelo que le llegaba por debajo de los cachetes, una preciosa melena donde los parásitos encontraron buena casa.

Mi querido amigo médico –los tres sustantivos anteriores son para ponerle tono jocoso.- me recetó, evidentemente, permetrina.

La permetrina es el componente principal de los preparados antipiojos, un componente que principalmente –ando por jugar con los vocablos.- no sirve para absolutamente nada, porque los bichos en cuestión se andan engordando con él.

Y los médicos lo saben.

Con la excusa de que se han inmunizado y no existe nada más, si los matas, bien, y si no, pues que te jodan, a ti, a tus piojos y a la cabeza del vecino a la que tarde o temprano, acabaran llegando.

Yo ponía ungüento en la cabeza de la niña, ungüento y dinero porque barato no es y como ya he dicho, el pelo de la niña era larguito, además debía de ponerlo también en la cabeza de los demás de la casa para evitar el contagio.

Pues nada, los piojos rebeldes de mi hija, no sólo decidieron que una testa era poco, repartiéndose así por las de todos los demás, sino que también se pusieron gordos como tocinos.

Éramos “rasca y pica”.

Soy de campo, lo sé, y más burra que un arado. De repente una mañana entre picadura y más de lo mismo, se me ocurrió que para matar las pulgas en los corrales y en los animales, utilizábamos zotal.

A mi que no me jodan, una pulga y un piojo, primos hermanos. Y si el zotal mata las pulgas ¿Por qué coño no va a matar un piojo?

Dicho y hecho.

Dirección: cuarto de baño.

Operación: asepsia.

Motivo: S.O.S.

Rebajo el zotal con agua, esto es: mucha agua y poco zotal y me lavo la cabeza. Los experimentos, conmigo.

A ver a ver… el pelo no se me ha caído, no me he quedado ciega ni me he despellejado, las orejas siguen ahí, las dos. Y ahora vamos a por lo importante, lendrera y a escudriñar.

¿piojos? Hasta el más gordo sucumbió al remedio de la abuela ¿liendres? Tostaitas todas ellas.

Niñaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, trae p’acá la cabeza, continente y contenido, por favor.

En una sola sesión de zotal, los piojos de la niña cayeron rendidos, ni tiempo les dio a izar bandera blanca. Yo, orgullosa de mi hazaña me planto en el médico, mi amigo –más jocosidad y eso.- y le digo: -“José Luis, que le he matao los piojos a la niña” –“Oh” sonrisa complaciente –Amén de que lo tengo entreverado, es que es idiota, y medio- -“con la permetrina”, -“no hijo, con el zotal”

Los gritos debían oírse desde Calcuta, aprox. Que si estaba loca, que si eso los mataba, que si me pensaba que la niña era una cabra…

A lo que le respondí por orden: no, no estoy loca, estoy alucinando. Claro que los mata de eso se trataba ¿no? O ¿queríamos engordarlos más aún? Y no, no creo que mi hija sea una cabra, sin embargo, de lo estoy convencida es de que tú, si que eres un cabrito.

Tengo una cuñada que dice que la diplomacia y yo…

En fin.

A lo que iba yo antes de irme a los cerros de Úbeda, los médicos en general y este en particular, - aparte de lo de los piojos, envenenó a mi madre y casi mata a mi padre, ¿o fue al revés?.- no suelen caerme demasiado bien porque la gran mayoría de ellos se creen semidioses o algo similar, o más bien algo similar a semidioses. Y me humilla profundamente que piensen que todos somos imbeciles cuando nos explican qué es la enfermedad que padeces, como se llama el principio activo de algo y lo bueno de las penicilinas sintéticas.

Ahora vamos con el ejemplo número dos, mi pequeño bicho. Mi pequeño bicho tiene un largo historial bronquítico. Comienza de la manera más absurda: sale un diente, babea, las babas se acumulan en su garganta, se forman mocos, no los expectora, se infectan, se van a los bronquios, et voilà: bronconeumonía.

Ayer lo llevé a la pediatra, con sus mocos de colores y sus cuarenta y medio de fiebre, lo de siempre en estos casos. El niño no estaba para darle antibiótico, que luego se inmuniza, como los piojos.

Tócate los huevos.

Entonces una, tiene que trapichear para conseguir antibiótico de estraperlo, en la farmacia, eso sí, que hasta la ilegalidad tiene sus límites por muy furtiva que sea.

¿Cómo se consigue antibiótico sin receta? Pues mintiendo, evidentemente, si alguien esperaba algo más sofisticado, esperaba demasiado. La mentira de ayer culpaba a mi marido y a su torpeza, de haber llevado a la farmacia la bolsa de medicamentos equivocada, dejándome en casa la de los caducados y habiéndose deshecho de los que utilizaba, la excusa era, que por favor, no me hiciera perder la mañana en pediatría con un niño a cuarenta de fiebre para que la doctora me hiciera otra receta.

La excusa siempre es la misma, la mentira varía de culpable, también sirve decir que ha sido el crío quien te ha tirado el bote en plena rabieta porque no quería tomarlo.

Te ponen mil y una pegas, que sin receta no pueden y esas cosas, te remolonean, una pone cara de pena y de madre sufridora y acabas saliendo por la puerta con el frasco y diciendo entre dientes algo así como –“miento más que hablo”, te avergüenzas por un momento y después te sientes orgullosa de llevar a casa el remedio para el niño.

Aparte de mis hijos he criado todo tipo de animales mamíferos, y, puedo aseguraros que funcionan básicamente igual. Cuando comparo a mis hijos con los perros, los gatos o los borregos, por poner algún ejemplo cercano, la gente suele alucinar ¿cómo puedo…? Puedo, simplemente.

Puedo porque mis cachorros también son cachorros mamíferos y existen pautas que son invariables.

Puedo porque me he visto en la tarea de tener que sanar, o por lo menos intentarlo, a decenas de ellos, porque estoy familiarizada con los síntomas y la medicina, con los fármacos y sus extraños nombres, porque he tenido que aprender a escayolar patas, patas que tenían los huesos partidos por fuera de la piel, coser pieles y entrañas que se habían enganchado en alambres de espino, sacar pinchos de los ojos de las bestias, medicar las infecciones que producían estos accidentes, dosificar por peso y raza tanto antibióticos como antiinflamatorios, diferenciar entre terramicina, gentamicina y doxiciclina, medicar con supresión de 21 días el ganado que salía al mercado como carne, para que saliera sin restos de medicación, localizar entero toxemias, corizas y el motivo de estas, víricas, basquillas, agalaxias, brucelas, parvox, lismania…

No, no voy a tratar a mis hijos como si fueran animales, ni voy a abusar de medicamentos que no necesitan, tampoco sé más que los médicos y en cuanto tengo dudas llamo a mi farmacéutico de guardia, lo que realmente me toca los cojones es que crean que hemos de hacer a pies juntillas lo que ellos creen mejor, cuando una sabe que su cachorro necesita algo más que un antitérmico para bajar una fiebre, que clama al cielo es infecciosa.

Pero no, es mejor dejar que pase tres días apurado, que aparezcan pitos, que se vean obligados a hacer una placa a ver si ya tenemos neumonía, esas cosas que se hacen por no recetar una mierda de antibiótico por si un caso inmunizamos al jodido piojo.

9 comentarios:

Ilión dijo...

Juas, juas juas, Lo que me he podido reir con el zotal.

Más que nada, porque mi hija, desde que tenía 6 añitos, hasta que cambió de cole con 11, era un coladero de piojos. Que dirán lo que quieran. Pero si hay una niña en el cole a la que no se molestan en quitarle los piojos, ya puedes hacer lo que quieras, que los piojos se seguirán colando. Y yo misma, que repelo a mosquitos y pulgas, soy un imán para los piojos, así que ya te puedes imaginar... Yo sabía que mi hija tenía piojos, porque A MI me picaba la cabeza.

¿Unico remedio conocido por mí? (Y puedo asegurarte que lo probé TODO - no, el zotal, no -) EL VINAGRE.

Lavado de cabeza con vinagre y media botella en la cabeza, rodeada con una toalla blanca, durante un par de horas. Huele que apesta, pero es efectivo.

Xanadú dijo...

Y cortate el pelo al cero también lo es. A una compañera del colegio fue lo que le hicieron, después de que nos los pegara a toda la clase (aún recuerdo el dolor de la puñetera liendrera de mi yaya, el champú ese de filvit que no hacía nada y la cabeza como una ensalada, dado que la yaya sabía que el vinagre es mortal para los bichos esos).

En otra de las cosas en que los médicos no tienen ni idea es en como cojones se libra una y cincuenta crios más de una preciosa plaga de garrapatas (era scout y mis chavales más brutos que arados y claro querían montarse en cualquier bicho de cuatro patas, vacas u ovejas, daba igual).
A lo que iba, que el médico nos recetó un nosequé que costaba un pastón y claro, en medio del monte, en pleno verano y sin apenas dinero, pues imaginaos la cara de los monitores. Menos mal que la esposa del alcalde (estabamos en Asturias) y dueña del sitio donde estabamos acampados nos preguntó y al decirle que teniamos una plaga de garrapatas, nos dio una solución, que si no era muy barata, tampoco era un medicamento en dosis a precio de angulas en Navidad: aceite, de oliva mejor, pero el de girasol también valía.
Asi que todos nos tiramos una mañanita bañándonos bien en aceite, bien rebozaos (joder, que olor a ensalada), y espurgándonos como monitos en busca de las jodías garrapatas.

Pues funcionó y cuando a los dos días vimos al médico en misa, se lo dijimos y más o menos lo mismo que el tuyo con lo de los piojos y el zotal.

En fin, que a veces los remedios de la abuela también funcionan y son mil veces más baratos.

Besitos.

Mary Lovecraft dijo...

Es que el tema pijos(bronquitis etc)-médicos es muy agudo, no sabes si matar a los piojos o al incompetente del médico qué quieres que te diga...
te entiendo 100% en todo lo que cuentas (por cierto, tienes que darme la proporción exacta o 'fórmula magistral' como tan pijamente la llamarían ellos, del matapiojosfulminantezotalítico ese que has creado (mi diosa!))
Elena el año pasado trajo amigos sin avisar y no veas! con el cabezón de pelo africano que tiene la tía! venga a buscar por internete remedios definitivos y ya exhaustos dimos con el del aceite (¡qué tonta cómo no caí! si son primohermanos los hijosputa de las garrapatas!!) y nada, todo dios con el pelo enaceitado esperando (tardan poco por eso) a que se soltaran axifiados pa respirar! aún así tienes que estar liendrera va y viene por lo menos hasta pasado un mes, claro, hasta que desaparecen todas las generaciones.
Menos mal que Julia no pilló uno (jugaba a su favor el poco y fino pelo que seguía teniendo entonces juasjuas) y bueno! Andreu al que sólo se le atrevió subir ¡¡¡1¡¡¡ claro, que como fuma como un carretero digo yo que el sabor a nicotina de su sangre no lo aguanta ni él si se corta el dedo y le da por chuparse xd xd xd

oye Ana, que al Date prisa le voy a poner la inyección letal (elimino el blog, vaya) nada más acabe de escribirte este mensaje, que me voy pal Vermut (yo ya te he mudao allí con tu sin-permiso) y bueno, que si quieres seguir leyéndome tendrá que ser allí:

http://sirvemenunvermut.blogspot.com

un besazo pa to la family y que paseis felices vacaciones-fiestas!
¡muakis!

Mary Lovecraft dijo...

Ay Xanadú que no te terminé de leer el método del aceite!!!

nosotros el que usamos era el Johnson del cuerpo pero vaya, ahora que lo pienso el de girasol hubiese salido más baratito (paso de hacerlo con oliva, qué pijo joer! eso pa la Paris Hilton) y con un garrafón de 5 litros hubiésemos ido tós apañaos!

oye, que felices fiestas también para tí y para Ili!!
¡muakks!

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Me salgo un poco de la línea del comentario para desearte lo mejor en estas fechas, amiga Ana.

Anónimo dijo...

Se puede utilizar malation ,normalmente los mata, cuando la permetrina no ha sido efectiva.Hay que usarlo con cuidado, pero es mejor que el zotal.Es bueno tener un chivo expiatorio al que echarle la culpa de casi todo.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

hola anonimo, ¿sabes que es mejor que tener un chivo expiatorio?
tener una cabra con buen braguero para hacer requeson. ;)

sirnano dijo...

niña, me e reído mucho con lo de los piojo hija, e tenido la misma idea, e cogido el zota k tengo para los perros y gatos,lo e diluido con mucha agua y me lo e echado yo para probar, y no pasa nada , después se lo eche a mi hijo, y madre mano de santo hija, saltaban como ranas los hp.. de los piojos, después me puse a buscar algo de zota para los piojos y vi esta pagina y me e reído mucho, te mando un beso, guapísima, y sigue defendiendo lo tuyo como lo haces,y a los médicos lo mínimo, que son todos unos cabrones,un saludo y un beso muy grande cielo

aspid dijo...

hola sirnano, otro beso para ti y para tu cachorro :D

¿sabes? no hemos vuelto a tener problemas con los piojos. deben tener miedo de somarse por esta casa jajajjajajajaj.

felices días.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis