..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

28 diciembre 2011

REVOLTOSA ANDO

A veces la gente dice estupideces, muchas de estas veces, las estupideces son sonoras y quedan muy finas. De vez en cuando se alían los astros del estúpido y un oído similar en características recibe la sonoridad rimbombante como agüita de mayo.

Esta mañana oí una de esas cosas-frases-palabras, enganchadas componiendo gilipollez, de la cual no haré mención porque me siento incapaz de repetirla. Hasta yo, soez e inculta como soy, tengo mis límites.

Decía, esta mañana un estallido de palabras me ha reventado la tapa de los sesos, así, a bocajarro. Lo peor de estos estallidos verbal agresivos, es que van acompañados de un tono muy particular.

Nunca, qué digo nunca ¡jamás! jamás me he sentido superior en ningún aspecto sobre nadie, no voy a comenzar hoy, aunque puedo asegurar que me quedo con las ganas de despotricar a conciencia y despacharme a gusto.

Me jodo y me aguanto que soy muy sufrida.


Pero queda el regusto amargo que predica la estupidez, una especie de capa de lodo sobre la acera de la puerta de casa, una pátina que lo cubre todo.


Ah la estupidez, lo que llega a dar de sí, es elástica como una goma y en una de estas te da un gomazo en las narices. Un viaje. Un latigazo. Y pica.


Y te callas.


Creo haber agotado todas las respuestas que tenía sobre el tema, los argumentos debieron escurrirse en algún sumidero, las soluciones no están inventadas.


No puedo con la estupidez, debería tener la manga más ancha, pero, lo siento, no puedo. Eso no me disculpa y sin embargo, me da lo mismo.

Posiblemente me esté contagiando.

5 comentarios:

Juan Carlos Ortega dijo...

Yo, a veces, digo estupideces de las que luego me arrepiento. Sobre todo cuando digo algo que hiere... me siento un estúpido.

Por eso, cuando alguien me parece que hace o dice cosas estúpidas, me acuerdo de lo estúpido que yo soy a veces. Y le perdono, y me perdono.

Un abrazo, y una sonrisa (estúpida).

¡Feliz 2012!

aspid dijo...

pues como yo, que me estoy contagiando. ;-)

feliz 2012 y 13 y 14 más sucesivos :D

Frida dijo...

En realidad no es difícil decir estupideces, al menos para mí. La mayoría de las veces sólo tengo que dejarme llevar y ser yo misma.

aspid dijo...

pues eso me pasa a mí frida, con ser yo misma tengo más que suficiente, pa muestra un botón.

Esprecetá dijo...

A mi lo que me saca de quicio es esa absoluta certeza que les surge de la ignorancia a los gilipollas y, con la autoridad que esta les confiere, hace que expongan sus sandeces sin autocensura y en el tono de voz más elevado posible. Me anula la capacidad empática (y mira que tengo en abundancia, os lo aseguro) pero intento no replicar. Jamás admitirán sus errores y perderás el tiempo y la paciencia. Por experiencia lo digo...
También confieso que no siempre aplico esta serenidad analítica. Si tales aseveraciones me pillan "in situ" me resulta difícil callar. De ahí que apenas salga de casa...
Un saludo.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis