..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

08 febrero 2010

un minuto para la Nostalgia.

Imaginemos que esto es un cuento y que hablamos de las cosas como si no fueran con nosotros; una ventana y una mirada, un silencio atronador.

todo eso.

Érase una vez, [no no no, no fue una, fueron muchas, tantas que se perdieron las cuentas, y por eso hoy escribo, -o intento escribir-, con intención de que no se note demasiado, de que sigo siendo idiota.] que se era. [que lo soy]

Érase muchas veces, una ventana, una mirada y un silencio atronador.

Escribía Becquer que por una mirada, un mundo, por una sonrisa, un cielo, y apostillaba Rosendo, ¡que desilusión! (es sólo una canción) pero la mirada, el mundo, la sonrisa y el cielo -y el cuento de la Nostalgia-, siempre han ido de la mano.

¿Qué no?

Hoy escribiría un poema, de aquellos de los de antes ¿yo? No, yo no, la del cuento imaginario -que una vez fue poeta-, casi no la recuerdo, tal vez se fue.

O se fueron los motivos de su pluma, que total.

Pero escribiría un poema, y recordaría su nombre, hasta se atrevería a escribirlo. -para que tú, impertinente como sólo tú sabes ser, te regocijaras en su tristeza-.

Porque es tristeza lo que siento ¿Sabes?

tristeza cuando recuerdo

y tristeza cuando te olvido.

Y ese maldito silencio, -respetable-, dentro y fuera del cuento. –por supuesto-

Debería dejar de llover; estas líneas jamás habrían sido.

Érase infinitas veces una gota de agua que moldea la roca, y, el tiempo, distendido.

No.

Tristeza cuando te omito, eso me dejaste, un enorme rincón vacío.

Hoy voy a añorarte, porque quiero recordar,

sin permiso, sin conciencia,

hoy voy a fundir mi alma en el silencio,

lejos de todo, cerca de ti.

Érase una vez y otra, el lobo, que vino invitado a comer, y se comió las entrañas y las vísceras del alma, el poema, su inocencia y mis ganas. Nada dejó en la mesa.

Ya ves.

O tal vez, érase que se era hace mucho muchíííísimo tiempo, una letra que engarzaba con otra y se anillaba entre su pelo y, le contaba al viento que siempre estaría allí.

Que falaz.

O quizá, érase que nunca fue, y por ello la Nostalgia y la apatía, la mentira, o su verdad, ¿y si acaso recordara y recordara otros motivos? ¿Otra vida?

¿Beneficio de la duda?

¡JA!

Y colorín colorado, el boceto de Nostalgia se ha acabado, y la esperanza es, -según Maki Navaja- esa Puta que va vestida de verde.


Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, se acabó el minuto para recordar.

hala, a otra cosa que es p'ayer.





4 comentarios:

Elektra dijo...

Aysss, guapa. Cómo se te da de bien esto de las palabras.

Desde luego que una mirada, una ventana y un silencio atronador no es más que sinónimo de tristeza a no ser que la que miras seas tú y trás de tí haya alguien que le hace compañía a tu corazón.

Un besote.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

gracias elektra.

moñas que estoy, el agua (la lluvia) que me deja hechita una piltrafilla.
pero un minuto solo, eh, que no hay tiempo pa más ;-)

besos.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

¡Y es tan bello ver llover, aunque nos produzca esos momentos!

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

hombre Paco bien hallado, ¿donde te metes compañero? si no fuera porque te veo actualizar y te leo, diría que te han abducido :P

besos desde la lluvia...


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis