..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

16 agosto 2009

Desde que no corremos ni fumamos.


Reza un viejo refrán popular, añejo y sabio como todos ellos, que si no fumas, ni bebes, ni follas, pa que vives Gilipollas. O quizá no es un refrán y sí la sentencia de alguno de aquellos colegas barriobajeros que mantengo en mi almanaque, en todo caso, negárseme no se podrá que la frase tiene miga, y que con rima o sin ella, y con antigüedad postmortem, más que nada porque la recuerdo desde antes de empezar a fumar, a beber y a lo otro, -osease desde antes de ser persona- pensaba yo en una de estas, ahora que ya no corro por las autovías, y no fumo más que en los cuatro lugares adaptados, -mi casa, la casa de un colega, la puta calle y UN bar por ahí abajo- que a ver cuando va a ser que nos prohíben echar un kiki , que a la vista está, es lo que les queda para terminar de agilipollarnos.

Y cuidado, qué digo echar un kiki, que no joder, que si prohibieran esto último a ver como se las apañaban para hacernos la existencia más grata aún si cabe, en este país donde circulamos por las carreteras que parecemos Hot Wheels de coleccionista.

Iba yo con mi coche hoy, volviendo de mis vacaciones -al dato con esto último que es lo que ayuda al tono agrio en el cual redacto- cuando veo una señal de radar, y, evidentemente, reduzco; una vez reducida mi velocidad a no sé que estupidez en autovía, y ante el inminente aburrimiento, decido encenderme un pitillo, y entonces me surge la duda

¿Podré fumar dentro de mi coche llevando niños?

A ver si va a ser que el radar en lugar de cazarme la matrícula por exceso, lo que pretende es pillarme fumando en un espacio cerrado, o peor aún, como ya no vamos a 120 si no a 80, los niños se me alborotan, y, por un casual, decido ir a la parte trasera del coche, -que si pillo una recta larga, a esa velocidad me sobra tiempo de sacarme el cinturón, irme a la parte de atrás, partirles la cara, volver saltar a mi asiento de piloto, ponerme de nuevo el cinturón y encender las luces antes de llegar al túnel- y entonces me encarcelan por maltrato infantil.

¿Te imaginas?

En un plis plas, te quedas sin puntos, sin patria potestad y preguntándote si en WAD-RAS se puede fumar en la celda o sólo en el patio.

Cuando era pequeña, creía que vivía en el mejor país del mundo, sol en verano y frío en invierno, pescaito, verdurita de la huerta y carne, gente amable que te daba los buenos días, y mucho gabacho en Francia, -pero aquí ni uno- la leche de las vacas no estaba pasteurizada y sabía a leche, es más, hasta olía a leche, me comía las cosas sin leerme la fecha de caducidad, y lo más parecido que había visto a un código de barras, era el peine de mi padre al que le faltaban dientes.

Hasta hacíamos manifestaciones.

Insensatos.

Y entonces, nos da por entrar a formar parte de la OTAN, a Tejero se le cruzan los cables y pretende un golpe de estado, luego nos incorporamos en la CEE, después nos venden la burra con el euro, y decimos que sí a todo, y si decimos que no, lo decimos bajito no sea que se nos oiga.

Nos joden la leche de las vacas y los olivos, exportamos el cordero con denominación y nos comemos la mierda que no quieren por ahí, traemos espárragos de Chile y, todo lo demás de China, alergias del calzado incluidas, como somos tan europeos y tan guapos, nunca decimos que no a una crisis, así nos solidarizamos con los agricultores y los ganaderos que van arrastrando la suya desde que somos tan guapos y tan europeos y, como además de guapos y burros, nos hemos globalizado, nos quedamos algún virusillo, para que no sea que pandémicamente, se nos discrimine.

Y ante esta situación, -ir a 80 es lo que tiene, que una se dispersa- me pregunto, porque extraño motivo a alguien le preocupa si yo fumo o dejo de fumar, corro o dejo de correr o me inquieta que se les ocurra prohibirme echar un kiki, qué a la vista está y ante tanta soplapollez, no sería descabellado pensar que se les podría ocurrir.

¿Quién da más? Mejor me callo, no fuera ser que les de alguna idea que aún no tengan.

3 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Un día pondrán una tasa por follar, y entonces estará más que claro que el fin está cerca.

Ah, si Pepiño Blanco levantara la cabeza...

Melmoth el Neuromante dijo...

Pues los espárragos no es lo mejorcito que tenemos en Chile XD

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

antonio el fin pinta cerca de todos modos :S

mel, me sorprendes :P

besos a ambos dos.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis