..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

22 noviembre 2011

EL POBRE DEL PAN


Los pobres suelen ser anónimos, son los mendigos y los faltos de alma y vida, sin embargo, los primeros son personas y los otros, son.

Los actos filosóficos desde mi pluma suelen ser meras interpretaciones de un mundo que yo trastrueco desde la ignorancia que me sugiere mi calidad de persona que no escribe, si no que plasma.

Una estúpida juntaletras que ve más allá de las palabras, y la pobreza en el alma de algunos seres que me rodean, me incitan a mojar en tinta la pluma y estropear un papel.

A veces, como hoy, en una prosa poética que rezuma ironía por cada poro mañana, quizá lo haga clavando puñales. O quizá también lo haga hoy. Lo variopinto de la escritura de una mente abstracta.

Coincido pues con Descartes cuando afirma que la razón o el juicio es la única cosa que nos hace hombres y nos distingue de los animales, y lo hago porque el pedigüeño emocional, como toda posesión agenciada y convertida en propia, simplemente cuenta con un arma cargada de sin razón.

Cómo mucho, de sin sentido.


La ventaja de ser observadora por costumbre, es que llegando al punto álgido de la onda senoidal de las acciones de los individuos que te rodean, y tras varias comparaciones de proceso, comienzas a conocer los límites, por arriba y por abajo, de estos.

Cuando hablamos del valor pico a pico: diferencia entre su pico o máximo positivo y su pico negativo, entendemos lo de arriba, pero esto es la ventaja de haber sido electricista antes que observadora, y ahí sí que no puedo hacer nada.


Bien, decía que la pobreza de espíritu es altamente dañina, y qué, a diferencia de la otra su mal se extiende por los alrededores, suburbiales o no, de los seres colindantes.

Yo encontré hoy un arquetipo de pobre, el paradigma de todos ellos, en la cola del pan; lugar de asueto para los pensamientos trascendentales por norma y espacio dedicado a la relajación mental.

Son, como decía Sabina, una mala gripe que hay que pasar, y de San Pedro me acuerdo cuando truena, que me cogió sin pañuelo y con un infectado, pordiosero de ideales y de baja alcurnia mental, estornudando su mísera palabrería enfrente de mí.


Y me he dicho ¡Ya está! Ya la hemos jodido.


Así que he venido a comprobar si me había contagiado, pero confirmo gustosamente qué de momento, continuo inmunizada e intacta.

Qué susto me había dado.

Deberían quedarse en sus casas, que luego una se contamina de vacío y se convierte en otro francotirador sin objetivo definido.

Y no.

Eso sí que no.



5 comentarios:

Gabriel Alejo dijo...

Y en estos días salen como las babosas con la lluvia...

Juan Carlos Ortega dijo...

Después de leerte, tengo claro que no te has contagiado de la pobreza de espíritu.
He venido a darte las gracias por haberte tomado el tiempo necesario para dejarme un comentario tan hermoso. Me he sentido realmente reconfortado.

Un abrazo y una sonrisa.

aspid dijo...

Buenas.

Pues sí Gabriel, babosotas, babosotas.
He de decir en su descargo, que no me gusta nada hacer cola en el pan, y que se traduce en un malestar grande, posiblemente exagerado y retratado hoy aquí.
Pero es que existen conversaciones y maneras...
Un beso y gracias.

Hola Juan Carlos, primeramente gracias por tu visita, un placer verte aquí, y después... bueno, me has cogido en un mal día jajajjajjaaj.

Me siento feliz de que mi comentario haya sido de tu agrado, y reconfortada es como me sentí yo al leerte, te dí las gracias allí y te las doy de nuevo acá.

Un beso a ambos.

José Antonio López Rastoll dijo...

Es curioso cómo hay gente que hace colas de horas y horas para ver a su cantante o grupo favorito, mientras que otros nos exasperamos en la cola del pan. Todo depende del cristal con que se mire y de la emoción que se ponga. Pero cuidado: si vas a la cola del pan como quien va a sacar las entradas para ver a su grupo o cantante favorito es que te has tomado algo.

Un saludo.

aspid dijo...

Gracias José Antonio y bienvenido.
Yo es que a la cola del pan voy a relajarme, y no espero grandes cosas de la espera, suele bastarme con que no me salpiquen virus de vacío a discreción. ¿Porqué? porque no es lo que espero de la gente que me rodea.

Besito.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis