..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

25 mayo 2010

De casta le viene al galgo.


Leí por ahí una vez, que uno, si al afeitarse por la mañana se corta, siempre reniega en la lengua materna.

Yo no suelo afeitarme por las mañanas, por lo menos el careto, pero si tengo costumbre de renegar, y esto lo hago a menudo, no sólo a primera hora.

Hoy me estaba cuestionando cual es la lengua materna que aprendí, desde luego no es un castizo castellano, de aquellos del centro de la península que siempre me han sonado a gloria, -chulería y demás aparte- sonoro sin ningún lugar a dudas.

Mi lengua materna más bien sesea o cecea según el día, se merienda alguna ese e inventa contracciones en cualquier palabra que se preste a ello ¿qué pasa? Somos así.

Los del norte son más recios y los del sur, somos asao.

Pero no van por ahí los tiritos que me obligan a escribir.

Tengo una amplia familia. De sangre real y el que no, pues se acomoda, y en casa de mis primos, todos ellos y por poner un ejemplo en una misma casa hay once, la palabra, el vocablo que los ha visto crecer a todos ha sido simple y llanamente, Gilipollas.

Gilipollas para acá, gilipollas para allá.

Para todo, a todo el mundo, como el que dice buenos días.

Mi hermano me llama por teléfono y no dice hola que tal como haría cualquier persona normal, no, él dice directamente, hola gilipollas, yo le contesto gilipollas tú, porque me revienta, y seguimos hablando.

Sin acritud.

Pero sin embargo yo, y cuidado, que digo yo, que de fina tengo poco, no tengo en mi haber de palabras malsonantes dicho vocablo en vida útil, es más, tanto que me gusta a mí como suena aquel pulcro Joputa, ni si quiera soy de usarlo para decir buenos días.

Como mi hermano.

O como mis primos.

Y cuando me da por ponerle apelativo a alguno que se me atraviesa suele ser porque me jode, y la cosa termina con un, y este sí, casto, cabrón.

Rotundo, contundente y simplificado al máximo, nada de añadirle un eres un, o un serás, nooooooooooo, todo eso le quita fuerza al sentido de lo que quieres decir.

Un cabrón es un cabrón y un gilipollas no deja de ser un tonto, insultado por un ídem.

Pero a lo que iba sobre las lenguas maternas; yo no seseo, ni ceceo, o bueno sí, pero desde que aprendí a vocalizar me luce el pelo de otra manera y, si no es porque de vez en cuando se me escapa alguna consonante que chirría, nadie podría decir que mi castellano, no es castizo.

Coño con los vocablos y los latiguillos.

Los maternos, claro.

Ayer le contaba yo a la niña un par de anécdotas sobre lo gilipollas que son –somos- en esta familia mía, y venía a raíz de la mala costumbre que tienen de usar la palabra en cuestión hasta para ir a mear.

¿Yo la uso? Yo no llamo gilipollas a nadie.

No, decía la niña.

Y es la verdad, no tengo costumbre.

Esta mañana, un señor que no sabe como se coge una rotonda para no tener que hacer un parte, va y se para, yo freno, el arranca, yo arranco, el frena, yo me paro, el que tira, yo que tiro, pues el que va, y que se clava, evidentemente, yo me cago en su Santa Madre, meto primera y chuto p’adelante, rebotada como yo sola a las siete de la mañana y al pasar por la altura de su ventanilla, así, de forma instintiva y muy natural le suelto a grito pelao, GILIPOLLAS.

Pues mira no, no me he cortado al afeitarme, pero que me he criado en mi casa junto a una panda de anormales, no tiene lugar a dudas.

No basta con ser rico, además hay que parecerlo, pues hala, que se note que de casta le viene al galgo, que no presume quien quiere sino quien puede y que yo no ceceo ni seseo, pero oye, que sé decir gilipollas con un arte que si me hubieran visto mis primos, montamos una fiesta en la misma rotonda, a las siete de la mañana, todos, los cincuenta y cuatro gilipollas que somos.

Jódete y baila, con la de horas que invertí en aprender a vocalizar.



2 comentarios:

Yandros dijo...

Jajajajajaj
Me encanta cuando se enfatiza en la Po, subiendo los decibelios en esa sílaba
Abrazos, giliPollas!

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

oño, pues asias :S:S:S:S:S


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis