..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

20 abril 2009

la puta



 

Tiene su puesto en una curva con sombra al pie de una carretera, de una carretera cualquiera, el pelo hermosamente rizado y de un pelirrojo intenso, poco más  de veinte años y, supongo, más historias que contar que las que le gustaría tener.

Las mañanas que me acerco al hospital la veo sentada en su silla, esperando, sus medias negras y su mini falda blanca, tan corta, tan extremadamente corta que apenas queda lugar para la imaginación.

Suele llevar un paraguas, los días de sol le oscurece el pelo, los días de lluvia, como hoy, resguarda sus lágrimas.

 

Esa puta es parte del paisaje.

A veces me pregunto como llegó a esa curva, y aunque encuentro mil motivos para ello, aún no he encontrado ninguno por el cual deba seguir allí.

Me entristece su juventud y su relación con el paisaje, me indigna que haya de ser una falda blanca, promiscua y lasciva, lo que le de de comer.

 

Sé que estoy poniendo mis pensamientos y mis sentimientos en boca, en vida de otros, y que eso no siempre es demasiado acertado. También podría haberla llamado señora de la calle, o decir que se dedica al oficio más viejo del mundo. Con todos mis respetos.

Pero es una puta. Así, sin más.

Una puta barata que se moja los días de lluvia en una curva, mientras espera clientela o policía, que se achicharra de calor o se hiela según venga, que vive en un círculo del cual no va a salir tan fácilmente.

Una puta.

Con nombre y apellidos que nadie conoce o que apenas nadie recuerda.

Sin embargo, no trabaja en el centro, no van a hacer limpieza de su zona porque haya que adecentar la avenida, restaurar el barrio, o darle un empujón a las próximas elecciones; es simplemente una puta.

 

Conozco putas peores que duermen a resguardo todos los días, viajan en coches buenos, te miran por encima del hombro y todo el mundo las llama de usted.

Pero esas, ni tienen el pelo hermosamente rizado ni mucho menos veinte años, y por supuesto, mucho más que callar, que contar.

2 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Unas putas tienen mas suerte que otras.

Cambian los servicios, el precio o los clientes, pero como decian en "Nueve reinas": No faltan putos, faltan "finansistas".

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

no va por ahí.
las putas no tienen suerte ninguna.

pero cuanta puta hay suelta a la que hay que respetar...


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis