..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

07 febrero 2009

si eres negro ¿para qué te tatúas?

Si eres negro ¿para qué te tatúas?

 

Podría decirlo también así: si eres imbécil ¿para qué disimulas? Conozco a un tío que ni es negro ni tiene tatuajes, pero que se adapta bastante bien a la segunda proposición, así que invocando mi mala leche, pocas veces fortuita, me desparramo, o se me desparrama el dedo para llamarlo hoy y aquí, imbécil.

 

Imbécil disimulado, que aún es peor. ¿se me nota la ironía? Espero que algo más que el resentimiento, por lo de la dignidad esa, que presuntamente todo bicho viviente y maloliente deberíamos tener.

 

Me he acordado hoy, y haciendo entonces en aquel momento, un repaso rápido, me he percatado de varias cosas. Ninguna de ellas viene al caso, con lo cual, no voy a explicarlas, me voy a asentar exclusivamente en despotricar sobre el tío ese conocido, y en los motivos por los cuales me parece un autentico gilipollas.

 

Un imbécil gilipollas. Va ganando territorio. Lo tiene claro.

 

No habla, sin embargo no está mudo, me consta. No habla porque la posición del silencio ingénito parece estar remunerado. Y parece ser también, que muy bien. He llegado a la conclusión de que no es que no tenga nada que decir, si no más bien que no se atreve, no osa, no se aventura, no se arriesga. No dice, porque es un cobarde; uno de aquellos que se amparan en que no vale la pena. Y escudado tan lapidaria frase, remonta su silencio a la cuarta potencia.

Ya tenemos, et voilà, un gallina.

 

Un gallina, gilipollas e imbécil. –vaaaaaaaaaamos, que nos vamos-

 

No oye, u oye pero no escucha. Sabiendo que sordo no es, lo mejor es aceptar la evidencia: Las personas que gozan del favor de poseer oído, deberían también saber utilizarlo. Entiendo que en alguna parte su sistema nervioso se quebró y no le llegan las misivas al cerebro; con lo cual los avisos y las cosas que se le explican o plantean, se disparatan en alguna parte del trayecto, quedando hueras las ideas y vacías las palabras. Ergo, es un insustancial.

 

Es una insustancial gallina que se comporta de modo imbécil y manera gilipollas.

¿Qué tal lo llevo?

 

Dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver. Esto le pasa al conocido este mío, que ve, pero no ve. ¿Cómo puede ser? Os preguntareis, pues bien, me parece de sencillo entendimiento, en todo caso os lo explico con otro dicho, ese que reza que vemos la paja en ojo ajeno… pues eso, que es además, un hipócrita.

 

Conozco un tío que es un gallina, hipócrita e insustancial, y que desde que se comporta de manera imbécil cada vez me parece más gilipollas.

Pedazo de frase, señoras y señores.

 

 

¿Se notó suficientemente mi rabia, ili?

 

…………………..

 

 

Y ahora… ahora me gustaría decir otra cosa, me gustaría deciros que me quedé esperando aquella palabra, aquella contestación, que me escuchara una sola vez, que viera que era sincera en mi disculpa, si se terciaba.

Pero no se terció, ni la disculpa ni la ocasión y me quedé con mil dudas, o tal vez sólo con una: si eres negro ¿para qué te tatúas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios:

Ilión dijo...

Se notó bastante. Sí. De hecho (casi) toda la entrada es una explosión de rabia.

¿Mejor?

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

pos no, pero me he relajao.

Mary Lovecraft dijo...

Ese tipo no merece ni esta entrada...bueno, si te sirvió para relajarte a tí, tal vez sí la mereciera.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis