..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

10 febrero 2009

no duermas Nani

Las ideas explotan. Las ideas pueden ser imágenes y de vez en cuando, estallan.

Nani tenía la costumbre de sumergirse entre sus ideas y formarlas para que tuviesen vida. Esto era peligroso, ya que en un momento dado, -anodino y no siempre concreto-, estas mismas ideas, las inanes y carentes de existencia, -sueños y bandurrias-, se enaltecían y la cobraban, comenzando a subsistir por sí solas alimentándose entonces de la percepción de su anteriormente, dueña.

 

Esto desembocaba en un absurdo resultado: quien principalmente gobernaba, se volvía esclavo de sí mismo y de sus quiméricos devaneos.

 

Embutía y empleaba las horas en crear, soñar e imaginar futuro, sin percatarse demasiado en lo que sucedía a su alrededor –jodido presente- y esperando, colocando y pintando un mañana que no sólo estaba lejos, sino que además era una idea completamente ficticia.

 

Aún así, Nani, tremenda proyectora de Sueños, intentaba acomodarse en su hoy, agarrando sus débiles días y sonriéndoles a destajo.

 

Cierto día –hagamos de esto un cuento- una de esas ideas proclives a independizarse, comenzó a engullir en todas direcciones posibles: de norte a sur del corazón, de este a oeste de la cordura.

Convirtiéndose así, en el mayor anhelo –arquetipo- que habitaba en la almohada de su –desgraciada- constructora.

Desbancó y suplantó a la lucidez con un chasquido, explotó de pleno en el alma y se convirtió en el mástil más alto, más fuerte y más importante de la embarcación.

Pronto se hizo con el timón de la nave y, encaró las velas en dirección a su propia casa -asquerosamente onírica- devastando a golpes de estallidos y cañonazos, la realidad.

 

Cuando en algún momento Nani despertaba de su fantasía, sacudiéndola de sus ropajes a puñetazos, no podía evitar sentirse huera. Aquella explosión –ramplona pero tenaz- se había convertido en una especie de sortilegio mágico.

 

Era tan fuerte que ocupaba la gran mayoría de las horas, tan enorme que se había apropiado de las ideas más pequeñas absorbiéndolas y fragmentándolas hasta dejarlas convertidas en nada.

Comenzó a dominar cada espacio, cada minuto de la vida de Nani, de la onírica y de la real. Se hilaba en hebras y se recosía al alma.

 

 Nani pasaba horas montando y desmontando, subiendo y bajando escaleras, pintando y despintando recovecos, organizando y puliendo, encendiendo luces, apagando brasas. En cualquier lugar y en cualquier momento, cualquier instante, cualquier palabra servían para sumergirse y dejarse llevar.

¿Azul? Verde.

 

Conseguía, a través de la inconsciencia, sobrevivirse a sí misma.

 

Y la idea continuaba explotando, día sí, día también. Estallando entre las sombras. Haciéndose cada vez más grande a costa de suprimir y neutralizar la realidad.

 

Las ideas que significan fortuna siempre explotan y estallan en la vida de Nani.

A través de la ventana, al otro lado, no existen formas que asir.

El azar se recoloca en el lado oscuro de la luna, impenetrable, pardo y plomizo, decadente.

 

 Nani lo sabe. Sonríe. No puede hacer otra cosa. Dejarse llevar, -más tarde- por una nueva explosión, por más escaleras, colores cerezo y cristales oscuros, vasos de porcelana, gotas de agua persistentes y silencios.

 

Allí, en aquel lugar. Allí donde las imágenes pretéritas renacen cada día, en cualquier lugar y en cualquier momento, con tan solo dejar volar la imaginación.

 

 

2 comentarios:

Padme dijo...

Pues en esta cosilla que publicaste y que yo no leí porque no me paseaba por aquí pero de la que tampoco te hubiera podido asegurar que te hubiera comentado, te diré ahora una cosa. Y luego sigo en el otro post.

Cuando lo he leído, realmente he pensado una cosa muy distinta a lo que tratabas de contar y supongo que es porque cada uno hacemos de aquello fantástico que leemos algo propio y lo llevamos a nuestro terreno.

Me has recordado a una persona muy querida que perdí por una enfermedad que te transporta a un mundo interior que solo los enfermos conocen y en la que en los primeros estadíos tienes momentos de lucidez y reapareces en la vida real reconociendo las cosas y a la gente que te rodea pero que finalmente acaba por atraparte entera y te engulle en ese mundo interior hasta que ya no consigues salir de él jamás.

Sobre todo en la primera parte de tu texto.

Te diré, ya que es el primer texto tuyo que leo, que me encanta como utilizas la palabra. Tienes una genialidad muy especial.

Y ahora me voy al otro post.

Un beso.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

gracias padme.

gracias por trasladar a tu terreno mis palabras; un espejo, no siempre es lo que parece.

un beso.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis