..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

16 enero 2009

No zenió agente, noz toy borraxa...


 

...toy desfriá conio!!!!!

 

Así de bien se me entiende a mí hoy, claro que mi imagen no acompaña tampoco demasiado. ¿habéis visto mi foto de la izquierda? Así de bella me contemplo yo sin mocos, y con diez kilos y tres años de menos; hoy por hoy y en mi estado de trancazo post laringitis, la de la foto y yo, lo mismito que un huevo y una castaña.

 

Como además de todo eso, yo, soy una de los tres millones de los hijos bastardos de los últimos gobiernos, [ahora que el presidente nos reconoce, es para decir que somos más -jodete y baila- ] decía, que como estoy en paro y en crisis, trabajo que me sale, trabajo que cojo –por muy en negro que sea, jamás pequé de racista- y que lo cojo por muchos mocos estornudados que tenga.

 

Así que esta mañana me levanto tempranito, espasmo por aquí, lagrimita por allá, ACHUS ACHUS y pañuelito, llevo a la niña a autobús, y me dispongo a comenzar mi viaje para llegar al tajo.

Veinte kilómetros de carretera de montaña, atravesando dos poblaciones, con el grajo volando a ras de suelo, previa descongelación de las lunas de mi buga con alcohol 94 de los chinos –sí, 94, te lo venden más barato, pero te sisan dos grados- y, persona flojucha que es una en tal estado, que me preparo un café con leche calentito y lo meto en un botellín de agua con la intención de ir bebiéndomelo por el camino.

 

Mitones en las garras que con las manos frías no valgo un pimiento, la bufanda rodeándome en plan me ahorco con ella, porque si no, no tiene gracia, los ojos hinchados y no rojos, más bien escarlatas de tanto lagrimeo, la nariz a juego con lo anterior, la voz así como la de un camionero medio afónico, medio ronco, medio yo que sé, muy congestionado, eso es, un camionero muy congestionado, mal, muy mal… y mi café.

 

Y allí, que a la vez que veo un semáforo en rojo, veo la oportunidad de abrir mi botellín y darle un traguito a mi poción.

Y allí que lo intento.

Y allí, -jodete y baila otra vez- el señor agente que estaba esperando que pasara el nota de turno, en este caso yo misma, para pararlo antes de las ocho de la mañana y arreglarle el día.

 

Pensamiento previo mientras estaciono: relájate Ana, relájate, sonríe, no te ha visto beberte el café conduciendo, no se puede beber café mientras conduces, ¿estabas conduciendo? No, estabas en el semáforo, lo has visto y no has bebido, además tampoco se pueden comer donuts mientras circulas y la última vez con una sonrisa mona y cara de despistada, conseguiste que no te multaran. Sonríe y dale los buenos días.

 

Ese ha sido el previo, ahora más relajadamente soy consciente de que la última vez tenía seis años menos, escote porque era verano y el pelo mojado y salvaje porque venía de la piscina. -¿qué? ¿Me jodo y sigo bailando? Pa bailes estoy-

 

-buenos días señora.

¿señora? Mal empezamos este y yo.

-bunoz díaz.

¿qué he dicho?

-¿se encuentra usted bien?

-pues hombre, para ser sincera podría estar mejor: una buena casa, un buen trabajo, unos ahorros, que el perro dejara de romperlo todo… esas cosas que tiene la vida.

-¿le importaría enseñarme la documentación?

-sí por supuesto enseguida, acabáramos, faltaba más, esto…¿la mía o la del coche?

Vale, lo sé, soy una toca huevos, pero es que la pasma me produce sarpullidos.

¿recordáis aquello que de azul, verde o marrón…?

-las dos, por favor.

-oh, claro, que torpe que estoy, es por el frío sabe, el frío me abotarga las ideas, digo…¿en que orden la quiere, señor agente?

Me ha soltado una risilla cabrona –qué Joío-

-en el que usted prefiera, señora, aunque le sugiero que por comodidad me de primero el DNI.

-ah, bien, espere, lo busco, debe estar en alguna parte del fondo de armario este que llevo por bolso.

-¿el coche es suyo?

-eso dicen las facturas, sí.

Con la cabeza metida en el bolso busca que te busca.

-¿Cuándo le toca la ITV?

-míratelo en la pegatina, anda, que no encuentro el Joío carnet… uis, el año que viene señor agente.

-lleva el DNI ¿verdad? Y supongo que tendrá carnet de conducir ¿cierto?

-cierto, cierto, de color rosa, que por lo que tuve que pagar por él ya podrían haberme dejado escoger el color y no darme la pijada esta.

Aquí está, estaba escondido, es que le gusta, le gusta.

-documentación del coche y el seguro, por favor.

Sí hombre sí, y el número del cuponazo de esta noche también, no te jode.

-sí, en la guantera, un momento… coño! Veinte euros ¿cómo habéis llegao hasta aquí? qué majos... perdón, me disperso, sí, a ver, aquí está sí.

 

Sobra decir que a todo esto yo era un lagrimeo continuo, con mis ojos vidriosos, mi nariz colorada y venga refregármela porque me pica ¿no? Que imagen señoras y señores delante de la autoridad.

 

-le recuerdo que el mes que viene ha de pagar el seguro.

-muy amable por su parte.

Y si me pagas la mitad, serás el doble de amable, gilipollas.

-veamos, señora, vamos a hacer una prueba de alcoholemia, para ello deberá soplar por este tubito, coja usted aire, bla bla bla y etc.

-un momento, para el carro ¿te piensas que estoy borracha?

Ya te tuteo y todo, que te acabo de perder el poco respeto que te tenía.

-no, yo no pienso nada, es sólo que vamos a hacer una prueba de alcoholemia. Sepa que en caso de negarse más bla bla bla y más etc.

-¿y eso nos va a decir en que fase de resfriado estoy? Porque ni estoy bebida, ni fumada... estoy resfriada.

-¿se niega a hacerla?

-no, que coño me voy a negar a llenarte la maquinita esa de mocos. Trae p’acá, verás que mona te la dejo.

Pero primero dame tu número de placa, señor agente.

-¿perdón?

-tu número de placa. Yo me he identificado ¿con quien hablo yo? ¿te descubriste al saludarme? No recuerdo que lo hicieras.

¿Me dejas un bolígrafo?. Gracias.

A ver, ¿por donde te soplo?

 

Llegados a este punto el señor agente se ha incomodado un tanto. ¿qué? ¿no te gusta que te pregunten? Pues a mí no me gustas ni tú, ni tu trabajo, haberte hecho panadero que me caen mejor.

 

Me salto lo del soplido, los mocos adyacentes y su resultado, evidentemente era negativo bajo cero.

 

-¿qué? ¿hacemos también una de drogas? Igual el expecto-dhu, que es el expectorante que estoy tomando, te alegra la mañana.

-no, no creo que sea necesario.

Puede continuar, tenga cuidado con la carretera, hay hielo en buena parte de ella, buenos días.

-Buenos días señor agente.

 

…………………….

 

¿qué tendrá la policía, que en cuanto les pides el número de placa, les recuerdas que han de darte los buenos días descubiertos y esas cosas, se chinan?

 

4 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Hay veces que me gustaría tener ese ojo de la cámara para ver una escena que seguro, es digna de recordar en los anales de acontecimientos de ese pueblo que citas.
Eres grande, aunque estés resfriada.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

hola paco, mira, grande no sé si soy... entre tu y yo... pero se me está poniendo un culo de tanto mantecao...

hace unos días hablaba con grandiel, y me estaba explicando una anecdota que le ha ocurrido estos días de la nevada, por alli por las capitales, una cosa curiosa, tierna y divertida.
puedo asegurarte que allí, otra cámara tampoco hubiera estado de más.

si pudiera, me gustaría reflejarlo en un texto.
sólo que... narrarlo en tercera persona me es algo más complicado porque no puedo darle el punto sinverguenza que me gusta.


en ello estoy.


besos.

Mary Lovecraft dijo...

jjajajajaj pero mira que ere exagerá so jodía!!!

(lo de los kilos, el culo, etc porque lo de los años no hay quién lo quite XD )

mira, esa misma preguntita con la que vienes a firmar la entrada y que fue orígen de la misma sin duda alguna, me la vengo haciendo yo, desde...¿los 16 años???
primera vez que me pararon por la calle para pedirme el DNI por la ley... bueno, eso de lay aquí precisamente...dejémoslo en patilla, por la patilla.

Supongo que va en el aprobado del psicotécnico, digo, eso de ser vacilones con conjones y con educación la mínima, a pesar de los 'señoras', 'señores' y tó sus muertos.

enfinsssss...........

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

no, este era muy educado, el que no lo parecia era el otro que estaba detrás, pero ese no dijo ni pio, solo miraba, dentro y alrededor de mi coche, como si buscara, casualmente, un faro roto o algo similar para buscarme la vuelta.

yo en general no me quejo de la policia, por partes, una cosa es que vayas a ellos y otra que ellos vengan a ti.

a mi que me vengan, me incomoda, no he tenido demasiadas buenas experiencias en esta referencia, y los hay de todas clases como de todo en todos sitios.

p.j. ahora ya no hago esas cosas, pero cuando era más jovencita y no tenía niños, me gustaba de coger la mochila e irme de vacaciones a suerte y sola.
esto es, me bajaba a la estación de tren, preguntaba qué dos trenes salían primero, tiraba un duro y adonde dijera el azar.

cuando llegabas a según que sitios, yo preferia irme a dormir al cuartelillo.
llegabas alli y les comentabas que estabas en la ciudad de paso, que no tenias dinero para una pension y que preferias dormir alli por seguridad.
no solian poner problemas.
eran otros tiempos.

una vez de estas, nos detuvieron en la playa, valencia, a mi y a unos hippies que encontre en la playa.
nos detuvieron por, literal: hacer fuego en la arena y tocar la guitarra de una manera TAN espantosa.

ea, otra noche en el deposito, a mi me invitaba a café el policia que nos detuvo y me decia:
pero... ¿que hace una flor como tu entre tanto capullo?

hay de to.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis