..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

28 octubre 2008

RÉQUIEM IN PEACE


Lo que no me gusta de los entierros, son los vivos.
No soporto la superficialidad de los comentarios que se dispersan intentando eludir la muerte y el dolor.
Enmascararse uno mismo, querer pasar a remolque de la situación, no compartir, si no dejar hacer y que acabe cuanto antes que tengo prisa. Normalmente asistimos a los entierros de terceros, y mucho más de vez en cuando, al de alguien que nos importó realmente.

La primera vez que pasé por el trace de tener que mirarme al espejo de la muerte fue con alguien querido. Lo vi morir, despacio, poco a poco. Vi como la vida se le escapaba y como se fue de ella con la misma dignidad con la que la había vivido.
Me pareció tan encomiable, que deseé que cuando a mí me tocara fuera mi respuesta, por lo menos, parecida.

Uno convive con la muerte día sí, día también; en la calle, en la televisión, en el barrio, las mascotas... Los vivos se mueren y los demás nos quedamos a la espera, sin embargo seguimos actuando como si jamás, nunca jamás fuera a ir con nosotros.

Yo creo tener una relación bastante amable con la muerte, imaginemos que la muerte es ese vecino engorroso del piso de al lado, con el que evitas hablar o encontrarte, con el que alguna vez has coincidido porque se paró a hablar con algún conocido tuyo, ese vecino al que miras con recelo y que no te gusta, pero al que aceptas porque a fin de cuentas no se pierde ni una sola reunión del bloque y está allí, conviviendo continuamente, te guste o no, con el resto, contigo incluido.

Yo me dí cuenta un día que existen personas en ese barrio ficticio que le giran la cara al espinoso, que pretenden ningunearlo con un desesperado intento de ignorarlo, de ridiculizarlo y de hablar delante de él, como si él, no existiera.

No soy supersticiosa y no creo que el día que a este vecino le de por incordiar en la puerta de alguno de ellos lo haga de peor manera que en la puerta de otros, sólo lo hará. Punto.
Pero sí me causa bastante repelús el ver como estas personas son incapaces de concienciarse de que esa puerta se merece un respeto porque esta abierta para todos.

Vuelvo atrás y me remito a mi primer difunto.
Mucha de la gente que asistió aquel día eran esos vecinos obligatorios. Ninguno de ellos era consciente de que al muerto, a aquel que había fallecido con la misma sobriedad y entereza con la que había vivido, le sobraban todos aquellos payasos ridículos que eran incapaces de enfrentarse a sí mismos.

Y yo pensé que el día que yo muriese no querría a ninguno de ellos allí.
Entonces, me prometí a mi misma que jamás iría a acompañar un muerto por tener compromiso con algún vivo. Que si sentía respeto por algo, debía ser por lo importante y que llegado el momento, debía dolerme y no condicionarme.

Después de eso he asistido a dos entierros más.

Esta mañana debería haber ido a otro, pero se ha levantado lloviendo y lo primero que he pensado es que vaya incordio de tiempo.
Han saltado todas mis alarmas.
Por un momento casi ninguneo a la difunta y me presento allí, con mis prisas, mi organización, mi malestar y mi incomodidad de que esta señora se haya muerto precisamente en este tiempo, para tener que ir a acompañarla con paraguas y viento.

Y aquí estoy, delante del pc, mientras la gente que sí la amó se prepara para llevarla al cementerio, y yo me quedo pensando que el día que yo me muera, si alguien se incomoda porque llueve, que se quede en su casa, que prefiero irme sola.

No me excuso, no estoy orgullosa, pero por lo menos aún me queda la decencia suficiente como para no ir.


Réquiem in Peace.






1 comentario:

juazman23 dijo...

CUANDO EMPIEZAS A INVOLUCRARTE, COMIENZAS A ESTAR PERDIDO.

LA HISTORIA YA HA DESPEGADO...
SIGUELA EN...
http://no-me-falles.blogspot.com/


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis