..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

30 octubre 2008

el 30 de octubre y mi gato.

Hace cuatro años un gato me mordió, lo hizo después de haberme arañado varias veces.
Si cierro los ojos puedo recordar la herida y lo mucho que tardó en cicatrizar.
Si cierro los ojos, recuerdo la mala leche de aquel gato.
Era, como todos los gatos, desconfiado.
Pero era mi gato.

Y como con todos los gatos que conozco, existía una especie de pacto secreto, no pactado.

Supongo que la primera vez que me arañó lo hizo para demostrarme quien era, la segunda porque quizá le había hecho gracia que yo no le diera un bofetón, la tercera, creo que por costumbre.
Me mordió porque en aquel momento no supo que debía hacer cuando mis manos lo acariciaban.

Entonces yo me acerqué, y volví a mimarlo.

Lo he hecho desde entonces, no todos los días y no siempre que he querido.

Con el tiempo aprendió que malcriarlo a base de mimos le gusta.
Con el tiempo aprendí que no siempre quiere saber que es así y que más me vale mantenerme aparte o querrá volver a morderme.

Sus silencios me recuerdan que el pacto no pactado, existe.

A veces lo llamo y se esconde. Otras juega. Si le apetece o lo cree necesario, contesta.
Alguna vez lo he oído llamarme. Y le he contestado intentando acercarme.

Hoy, 31 de octubre, al tomarme el café por la mañana he recordado como me miraba el día que me mordió. Me he preguntado mil veces porque lo hizo hasta encontrar la respuesta. Yo no sé si el lo sabe, lo que sí sé, es que no volverá a intentarlo.

Ganarse la confianza y el amor de un gato, es una tarea difícil, pero si lo consigues es más difícil aún perderlas.

Espero estar a la altura.


4 comentarios:

CalendarioGregoriano dijo...

A un gato no le importará, supongo. Pero a ti quizá debiera: Hoy es día 30, bastet, no 31.

Y como no he tenido nunca gato, no sé la diferencia entre su confianza auténtica y la apariencia felina de ella.

Menos mal que ratón, del todo, no soy.

Saludos.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

si, es lo que tiene el que se meta una mierda en el pc, que te acojonona, escribes y programas, y a la mierda, vas y te equivocas de día.
pero bueno, mi gato sabe que mi amor es el mismo.

Mary Lovecraft dijo...

Yo creo que sí estás a la altura...a estas alturas de tu vida y después de tantos gatos. Aunque cada gato sea único.

un beso

Anónimo dijo...

Jejejejejej..... ¡Puto gato de los cojones!
Deberías darle una patada en el culo, porque cada vez que se acerca ronroneando es que quiere algo.
Así somos los gatos.

Soy bigt....


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis