..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

30 octubre 2012

TABLAS POR ACUERDO



Un año más.
El reloj se niega a detener su paso.
El frío asoma por debajo de las puertas y se acomoda, como cada año, en el sofá. En el mío, en el tuyo.

He descubierto que el tiempo que pasa no me hace más vieja, y a ti, déjame decirte que tampoco. 

Esta es una carta más. Otra. La de este año dos mil doce.

Que vuelve a surgir desde el alma, y a la que poco le importa que afuera arrecie. 
Que desea instalarse como hizo otras veces, en ese lugar, ese diminuto y a su vez enorme lugar, que conquisté.
Que me dejaste conquistar sin alzar bandera blanca.


Estas son mis letras, y ese que se esconde sonrojado, tu corazón.
Son un buen tándem, no lo dudes nunca.

¿Crees que hemos cambiado? Seguimos comunicándonos desde el silencio, arropando un mundo sin palabras desde la distancia. Extendiendo las manos.
¿Sabes cual es la señal de auxilio? Infunde tranquilidad saber que estás ahí cuando te necesito.
Aún no sé contar, pero siempre conté contigo.

Hoy me acerco a la ventana, a esa que no existe desde la calle,  esa que nadie ve. 
A la ventana del tiempo que nos conoce, que se abrió aquel treinta y uno de octubre, y nos permitió asomarnos a los dos.
Podríamos haberla cerrado al marcharnos. A ti no se te ocurrió y yo, yo no quise.
Y la ventana aún permanece abierta.

El tiempo pretende confundirnos. Tú tienes el pelo más blanco, yo también. Y sin embargo, cada vez somos más transparentes. 
No, el tiempo no nos ha hecho más viejos. 
El tiempo nos ha colocado uno frente al otro, y ha pasado, es cierto. Ha caminado por nuestros rostros y los ha envejecido, pero no ha logrado cerrar la ventana.
No puede.

Porque estas son mis letras, y son para ti, y ese que se esconde sonrojado es tu corazón, y en él, existe un lugar que yo conquisté cuando tú, decidiste no alzar las armas.



5 comentarios:

Mcarmen Fabre dijo...

Es preciosa..

Anónimo dijo...

No sé si es en la distancia de la muerte o de la vida.
¿Una conquista o una rendición?
Es absurdo, todo es la misma cosa.
En hora buena. Cuanto más ocupado tengas el corazón menos corrientes de aire.

Dirección norte.
:} {:

aspid dijo...



gracias carmen :D

dirección, norte...

ni conquista, ni rendición. como en ajedrez, tablas por acuerdo.

gracias, y besos a ambos.

Mari Carmen Azkona dijo...

Acabo de descubrir que hay algo de voyeur en mí, porque he disfrutado mirando una escena que no me pertenece. Pero es tan bonita… Que no se cierre nunca la ventana :-)

Besos y abrazos.

aspid dijo...

gracias carmen.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis