..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

07 diciembre 2011

LA CAJA DE CARTÓN

No tengo razones para acercarme,
ni pasos acertados para afirmar el camino.
Sólo ganas.

No me quedan momentos de risas,
ni columpios mágicos donde mecer mis recuerdos.
Sólo alas.

-Escasean los motivos que me ayudan a caminar en paz-

Las hadas...
Se quedaron colgadas en las ramas de los árboles.
Los príncipes,
miraban desde la almena sin salir del castillo.
y yo...
...yo nunca pude entrar.

- Decir mañana era decir Soñar-

Enredada en la fantasía de un gato de cristal y de un viejo soldadito de plomo, quedaron enterrados los sueños.

De la caja de cartón
a tirones intenté recuperar alguno,
pero se partían al estirar.
Como los muñecos pelones que tantas veces arrastré por el pasillo.

Dormían conmigo,
y sus manitas
-Frías-
de plástico,
se enganchaban en mi pelo.

Luego me fui.
Comencé a volar de verdad.

Deje mis Cocos acunando las ilusiones de otros,
y las mías, se deshicieron entre mis dedos.

Tan sencillo como caminar.
Como caer.
Tan complicado como volver a empezar.


Con el tiempo, la caja de cartón se acabó de romper
y se desparramaron todos los cuentos.
En el lago nítido del jardín ya no se reflejaban los jazmines.


Pequeño peluche que aún continúas conmigo,
que aún sabes sonreír,
igual de pequeño que ayer,
yo seguiré cosiendo y recosiendo tus costuras, tú
-yo no lo permitiré-
tú no perderás el relleno de aserrín.



6 comentarios:

Laura Frost dijo...

¡¡Es genial, Ana!! Cómo me gustan tus poemas, niña.
Un beso enorme

aspid dijo...

Lo que es genial es que te gusten XD

Gracias guapa, otro beso de rebote p'allí.

Anónimo dijo...

Sencillamente maravilloso. De esas cosas que uno se encuentra y no puede dejar de leer. Ni de pensar al leerlas. Enhorabuena.

Heráclito

aspid dijo...

gracias de nuevo.
las cajas de cartón, y lo que albergan, tienen ese efecto: arrastran.

Ihintza H de L dijo...

Absolutamente mágicos tus versos!!!
Y tus alas :)

aspid dijo...

mágicas son siempre vuestras palabras, gracias por dejarlas :)

bienvenida :D


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis