..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

25 mayo 2009

Ciento no sé cuanto –mucho- y te lo va a pagar tu Santa Madre.


Siempre me ha hecho mucha gracia la fama que tenemos los españolitos fuera de este país de utilizar la picaresca burlona allá por donde ponemos los pies. El problema suele sobrevenir cuando lo que conocemos como un simple truhán se convierte en un bribón, un golfo o un aprovechado. O todo a la misma vez.
Válgase la redundancia, -qué haberlos, haylos, como las meigas- y si cabe, que valga también que la menda es tan pincha como cualquier nacional, -de casta le viene al galgo- tan tunante como el que más y, -que mal me está el decirlo-, también sabe cambiarle etiquetas a los precios si se tercia.
Así y que resumiendo, conmigo, estafas, las justas, porque me las conozco casi todas y tengo el morro suficiente como para poner en tela de juicio hasta que el himen de alguna que jura la iglesia, mantuvo su integridad hasta después del parto.

No me valen los motivos de que estamos en crisis y aquí, si hace falta se agarra uno a un clavo ardiendo, tampoco me vale que pretendan facturarme cuatro horas de mano de obra, cuando en mi casa estuvo apenas una, según él de ocho a doce, y, ni vino a las ocho, ni se fue a las doce. 
He de callarme que soy de letras porque al parecer, sobra el decirlo para que la gente piense que no sé sumar, y vamos a ver, los polinomios no me atraen y se me atrancan, pero tengo dedos suficientes en las manos como para anotar las que me llevo, y creo, que alguien me corrija si me equivoco, que para hacer cuatro horas, como mínimo tienes que haber madrugado y largarte poco antes de la hora de comer.
Si no, a mí, y que me perdone el que factura, las cuatro horas me salen cojas.

Satírica donde las haya la explicación: pretende cobrar el rato que anduvo buscando por el mundo la membrana del calentador.

Partiendo de la base de que ni vino a las ocho, ni se marchó a las doce, y de que tardó diez minutos en desmontar el artilugio, y cosa de poco más, el volver a montarlo, me la rempampimfla completamente que me diga que tiene que cobrar el rato que necesitó para ir a buscar la pieza.
Una membrana concretamente.
La membrana de un calentador de gas butano.
No me comentó en ningún momento ni que fuera Neil Armstrong, ni que estuviera reparando el Apolo II, que viniera de la NASA, ni mucho menos que alunizara en la puerta de mi casa en el año sesenta y nueve; dicho sea de paso, ni él, ni yo habíamos nacido para aquel entonces.

Entiendo, -porque soy española pero muy educada- que existe un error en el cuadrante de este muchacho, y así pienso comunicárselo al jefe cuando me llame esta tarde porque la secre le ha dicho qué, -textualmente si ha sido fidedigna- ni de coña le pienso pagar esa factura, que la revisen.

No sé si además, y volviendo a lo de la picaresca –y si cuela, cuela, y todo lo que vuela, a la cazuela- en las cuatro horas imaginarias, -como el enfermo- se ha apuntado también la hora del almuerzo, porque si no, yo no me explico como una membrana puede ser tan difícil de atrapar, yo creía hasta ahora, ignorante de mí, que estas cosas si no las tienes en el taller, vas a la tienda y las compras y, además igualmente creía que las colas de más de dos horas, las haces en el INEM, no en la ferretería.
No estoy preparada para la vida moderna.
Y sin estar preparada para la vida moderna, aún así, y fíjate tú que cosas, sé de un sitio donde también se hacen colas, y donde por cierto también te atienden de puta pena, pero adonde, tarde o temprano a todos nos toca ir: el OMIC.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, ves a la oficina del consumidor. Los gastos de desplazamiento solo se pueden cobrar una vez, independientemente de los viajes que tenga que hacer.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

no, si sólo hizo un viaje, según él de cuatro horas, o de tres y media, porque la otra media la empleó en quitar y colocar la membrana.
presupongo que en ese tiempo me incluye la media del desayuno, porque si no, doy por hecho que cogió el puente aéreo para ir a buscar la pieza a los madriles.

pero que me da igual, que ni vino a las ocho ni se fue a las doce, así que independientemente, no pueden ser cuatro horas en la vida.

además, a veinticinco euros pretende cobrarme las horas.

pos eso.

Anónimo dijo...

Surgen de inmediato las siguientes líneas de actuación ante este conflicto:

-> En lo sucesivo, que las abluciones sean siempre con agua a temperatura ambiente. Y, en lo imprescindible, calentar el agua en una olla (móvil dentro opcional).

-> Inscribirse, pagándolo obscenamente caro, en un máster (universidad privada, que impacta más al jactarse) sobre membranas de calentadores. Independencia asegurada en lo sucesivo, oigan.

-> Pataleo al gusto y a posteriori. La opción OMIC le añade un toque modernista, si, pero la esencia de la inutilidad no varía.

-> Pagar a Hacienda más que el año pasado, aunque le hayan quitado a los ricachones el Impuesto de Patrimonio. Eso siempre, con independencia de todo lo demás y aunque no tenga nada que ver con las distracciones transitorias "final de la Champions" o "Gripe-A".

¿No es todo ello de lo más español? ¡Gocémonos en nosotros mismos, pues! :)

SaludoX

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

móvil dentro opcional, móvil dentro opcional... cago en to lo que se menea.

pena país que dirías tú ¿no?

ah! que he hablado con el jefe y dice que se fue a buscar el recambio a Badalona.
toooooooooooma ya!
a mí el operario me dijo que se había ido a Mollet.
que del taller salió a las 8.30. si a mi casa llegó a las 9.30 ¿dónde estuvo todo ese rato, que tienen el taller una calle detras de la mía?
él sabrá.

que muy bien, que me deje la factura en el buzón que ya iré a denunciarlo.

esas cosas, ya os iré contando.

Anónimo dijo...

No, liVertaria. Si realmente quieres venganza, no le denuncies. Que te denuncie ÉL A TI, si tiene ganas de complicarse la vida.

No se olvide que esto es Españalandia... país que da pena, en verdad, por razones que se ven diariamente.

Y no te vanaglories mucho. Que no era tan difícil el "Who is who", oiga. :P Tiene mucho más mérito tocar exactamente como Angus Young sin serlo.

Salutaciones y parabienes variados.

Zorro de Segovia dijo...

una de las cosas que más satisfacción me dan, darles en las narices a los que me quieren engañar. No soy yo el más listo, y a veces me la cuelan, pero por lo menos que les cueste trabajo, joder.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

pues eso mismo opino yo.
preparando la denuncia ando.

en fin...

besos y eso.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis