..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

26 septiembre 2008

Alguien me dijo...



Podría empezar esta carta con un, querido amigo, tal vez, apreciado compañero, un, hola compadre, o incluso estimado camarada. Pero no lo voy a hacer.
Y no lo voy a hacer porque si lo hiciera, aceptaría que en la amistad existen rangos y diferencias, y que debo colocarte por encima o por debajo de algún otro congénere y, aunque puedo hacer lo primero, me niego en rotundo a hacer lo segundo.
Así que comenzaré esta carta como me de la real gana, que para eso es mi carta y mi blog, y para rizar más el rizo, voy a comenzarla dándote las gracias, que eso, debería ir al final, pero –hay que joderse- también es mi final, así que a “livertad” me remito, y escribo, como puedo y como sé, para que tú me entiendas.

Gracias por ser quien yo creía, y no quien decían que eras.
Vamos a olvidar por un momento las amistades; las comunes, las propias y hasta el significado de tan arrolladora palabra, puesto que en este momento la percibo muy ambigua, la palabra, que no las emociones.
Me gustaría centrarme en las personas y en sus afectos, en este caso, curiosamente en ti, en mí, y en aquellas personas que “compartimos”.
Yo te vi equivocarte ¿sabes? También vi como se equivocaban los demás, y, para que vamos a decir otra cosa, yo también erré.
Nadie se equivocó más que nadie, pero lamentablemente, todos nos equivocamos demasiado.

Mis relaciones con las personas que me rodean se basan principalmente en lo positivo que me aportan, normalmente no tienen que ver mucho las unas con las otras, pero a mí eso no me importa demasiado, son personas que por un motivo u otro contribuyen a que mi vida sea más rica, mejor, entiendo que esto es recíproco, sino, me llevaría la vida hablando sola.

Estas personas tienen defectos, pero… ¿Quién o qué no los tiene? Son una especie de pago al por mayor, un recargo, un impuesto; pero a fin de cuentas, una inversión.

Imaginemos por un instante que tú, eres aquella maravillosa chupa de cuero marrón, cruzada y con flecos que hace la friolera de veinte años que me estoy comprando. Cada vez que la veo o me acuerdo de ella le cuento las cremalleras, las púas, me imagino con ella puesta y pienso en lo bien que me queda.
Sin embargo alguien se compró no sé cuando, una igual, supongo que con la misma ilusión que yo, y después de tenerla en el armario se dio cuenta de que el marrón no le pegaba con los zapatos, que los flecos tenían vida propia los días de aire y le revolvían el pelo, que el cruzado le hacía parecer demasiado heavy, y que la cremallera de la manga izquierda le sobraba.

Así que me aconsejó que me comprara otra cosa.

No me especificó si debía de ser una chaqueta de lana parda, una pelliza de los hippies, o un modelo exclusivo del corte inglés, sólo me dijo que no le había gustado el resultado.

Y dudé.
Dudé porque hace mucho que no voy de conciertos, la negra la tengo en el armario algo raída… esas cosas que tenemos los heavys apoltronados.

Soy un culo inquieto: un día en el escaparate volví a verla, coño, a mí me gusta, me gustan los flecos rebeldes, y me gusta el bolsillo de la manga izquierda –va de cojones para guardar la tiza del billar- me importan tres pimientos que me cuadre con los zapatos –ya me pondré unas botas- a mí, me gusta, y me la voy a llevar.

A estas alturas puedes estar pensando dos cosas, o bien, que estoy loca perdida y que no entiendes ni zorra de lo que te estoy contando, o bien, que sí lo entiendes y que me encapriché de la chupa.

Pues bien, no estoy loca aunque no lo entiendas, y si lo entiendes, no me encapriché.

Baso mis amistades en cimientos; cada amistad es una construcción nueva, así que poco importa que la arquitectura sea distinta, me da igual que los edificios no sean iguales, eso no altera la belleza que cada uno contiene por separado, intento al ubicarlos que los edificios grandes no les hagan sombra a las casitas más pequeñas y si es necesario, planto una hilera de pinos entre dos calles.

En la ciudad de mis amistades, yo soy el alcalde, y yo cierro el agua de las fuentes.

Eres quien yo creía que eras, y… quiero pedirte perdón.

En la ciudad de tus amistades yo soy un edificio más, y no quiero ser el más grande, ni el de la colina, ni la casita con piscina y estanque con patos, no quiero ser tampoco el castillo, ¿sabes? Me conformo con estar allí, porque después de la tormenta es un placer comprobar, que los cimientos, siguen intactos.










5 comentarios:

Elamigo dijo...

Ha sido, es, y será siempre todo un honor ser tu amigo.

¡Muchas Gracias por ser tú misma siempre!

El amigo.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

gracias a ti en este caso.

y a todos mis amigos/as en los suyos.

besos.

a todos.

Mary Lovecraft dijo...

joer chiquilla, una vez más me has emocionado..tienes un don.
bonita metáfora sobre la amistad...tienes un concepto de ella muy especial.

besotes y que pases buen finde

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

gracias mary.
una pregunta, guapa:
¿tengo el don de emocionar? ¿o tengo el don de emocionar-te?
pa que te comas el tarro un rato :D

y, queria corregir una cosa, ahí donde dije:

y a todos mis amigos/as en los suyos.

la "y", sobra, o sobra la "y", o añadimos un "otros" entre "mis amigos".

así que recontesto lo que dije anteriormente:

gracias a ti en este caso.

a todos mis amigos/as en los suyos.

besos.

a todos.



dichosas palabras cuando se enredan...

Ilión dijo...

Coño, Ana, no te imaginaba tan políticamente correcta:

amigos/as










Por tocar la moral...


Cuando consigues emocionar no es necesario entenderte.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis