..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

09 noviembre 2009

¿Cuántos pies y patas?


Programa trampa de nosequécanaltelevisivo.

Uno de tantos, llama a un 905 y esas cosas, mucho dinero en juego y ni cristo acierta jamás, lo de siempre, vamos. Ayer, mientras buscaba a Bob esponja, me encontré con uno de ellos, el niño andaba distraído con una moto de juguete y, yo aproveché para leerme el encabezado del acertijo:

Cinco niñas viajan en un autobús turístico, cada niña lleva dos cestas, en cada cesta hay tres gatos, cada gato tiene cuatro crías, dos niñas se bajan del autobús. ¿Cuántos pies y patas hay?

Nadie acertó.

Comienzas la cuenta que parece sencilla, sumar y multiplicar y, andando.

Cinco niñas por dos pies, diez.

Dos cestas por niña, diez cestas, por tres gatos, treinta bichos. –aquí cometes el primer error en el que sólo reparas cuando repasas-

Cuatro crías por gato, treinta por cuatro, ciento veinte gatos, por cuatro patas, cuatrocientos ochenta.

Dos niñas se bajan, menos cuatro.

Y sumas:

Seis pies –apañada la resta- treinta gatos en las cestas, cuatrocientas ochenta patas de los pequeños, igual a 516.

Entonces te das cuenta de que multiplicaste los gatos de las cestas, pero no sus patas, rectificas, treinta por cuatro: debes añadirles ciento veinte patas más de los primeros gatos, te queda así: 636.

Segundo error en el cual no caes si no rectificas desde el principio.

Si lo haces desde el principio multiplicando correctamente, debes restarle los treinta gatos ya que lo que has sumado son treinta gatos, no sus patas, porque la suma real de las patas totales es ciento cincuenta gatos por tres patas, 600.

Tercer resultado.

Debería entonces quedar resuelto, pero la solución no es esa.

Te faltan los pies. 606.

Entonces dudas, las niñas que se bajaron -2- ¿se bajaron con las cestas o sin ellas? Si lo hicieron con las cestas has de restar además de sus pies todas las patas de los gatos.

Doce gatos por cuatro crías, igual a cuarenta y ocho gatos, por cuatro patas: ciento noventa y dos, restado de lo anterior, 414.

Tampoco.

Como el autobús es turístico y dos niñas se bajan, entiendes que se bajan en otra parada distinta a la de salida -ya que viajan-, por tanto en el autobús ha de ir supuestamente además, el conductor, dos pies más, 416.

Ni de coña.

Si por un casual las niñas que se bajaron, dejaron las cestas y los gatos retomas la cuenta anterior a esta pero, sumándole los pies del conductor, 608.

Pues no.

¿Y si iba con azafata? Todo podría ser, Amén de la crisis, 610.

Menos aún.

Otra posibilidad es que el que dijo pies y patas, lo dijera por decir algo, como de la misma manera pudo decir pies y perros, por lo tanto solamente contaríamos pies y sin creer en ningún momento que el encabezado tiene mala fe.

6 si van las niñas.

8 con el conductor.

10 con la azafata.

14 si los contamos todos antes de que nadie se baje, porque tampoco especifica si la cuenta es al inicio del recorrido, o en el final del trayecto.

Otro detalle importante es que dice que cada gato tiene cuatro crías, no que necesariamente las lleve en la cesta, por tanto y si es así, te sobran patas, comienzas de nuevo.

Pies de las niñas antes de que se baje nadie, diez.

Gatos en las cestas, treinta, por sus cuatro patas, ciento veinte patas, más los pies de las niñas antes, 130.

Con el conductor, 132.

Con la azafata, 134.

Después de que se bajen las dos, de nuevo 130.

Y en el caso de que la cuenta fuera esta pero antes del final del trayecto, serían, 138.

Pues nada, tampoco.

Cómo podéis comprobar, he sido incapaz de resolverlo, eso sí, le he encontrado todas las pegas del mundo, de aquellas cosas que no acabas de ver claras.

Dejé de mirar el programa, cuando una señora llamó y dijo: 535, y yo pensé, coño que original, un gato cojo.



3 comentarios:

Errantus dijo...

Si es que uno nunca sabe. Después de todo estaban buscándole tres pies al gato.

Germán Ricoy dijo...

Ya se sabe que: si la pata peta y no pita, pota la muy puta.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

jajajjajajajja.

me hacéis reír.
muy bueno lo de las patas del gato, y ya ni te cuento lo de que si peta no pita.

sigo reflexionando sobre las patas del joío gato y, sobre odo, sobre la puta trampa en tiempos de crisis, teléfono de por medio.

besos y eso.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis