..

ESTE BLOG ADMITE COMENTARIOS ANÓNIMOS.
ESTE BLOG APRUEBA TODAS LAS OPINIONES SIN REVISIÓN Y SIN CENSURA DE LAS MISMAS, EXCEPTO EN AQUELLAS REALIZADAS EN PERÍODOS POSTERIORES A 14 DÍAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DEL HILO ORIGINAL, Y EXCLUSIVAMENTE POR TEMAS DE SPAM.

JAMÁS SE HA BORRADO UN COMENTARIO.
AGRADECERÍA, POR CORTESÍA SIMPLEMENTE, QUÉ SI DEJAS TU OPINIÓN DEJES TAMBIÉN TU NOMBRE, TU NICK, TU AVATAR O LO QUE SEA QUE QUIERAS LLAMARTE.
TENGO UNA AMPLIA COLECCIÓN DE ANÓNIMOS QUE NO SÉ SI VOLVIERON ALGUNA VEZ... Y... ME JODE.
A TI TAMBIÉN TE JODERÍA.
GRACIAS.
Por cierto, todas las imágenes, exceptuando mi careto que es el que mi madre me dio en su día, han sido sustraídas y robadas del mundo virtual de modo legal, por lo menos eso es lo que afirmaré delante del juez.
Es broma.
Si alguna de ellas tuviera copy raid y casualmente eres el propietario de tal derecho y de la imagen, por ahí abajo está mi correo, me lo dices, te la devuelvo, y tan amigos.

Por otro lado, todos los textos de este blog son míos, si apareciera la pluma de otro, lo haría con su firma. Siempre.
Si te llevas alguno, cita y enlaza, no me importa que compartas, pero que yo no me entere de que te lo has apropiado.
Internet es un pañuelo.


LIVERTAD. Jamás me obligareis a escribirlo con B

08 mayo 2008

NO ESPERABA ESO DE TI



Supongo qué, a lo largo de la vida, el simple hecho de estar vivo e interrelacionarte con seres de tu misma especie, hace que esa misma vida fluya diferente.
Lo lamento, pero me he levantado más absurda y filosófica de lo normal.
A lo largo de esa vida, uno o una, va topándose con multitud de situaciones, algunas de ellas provocadas por el azar, otras, reflejadas por otros individuos, semejantes o no, pero en todo caso, parecidos.

Ocasionalmente aparecen picos de solidaridad, posiblemente previsibles a nivel general, pero mucho más gratificantes y sorprendentes de modo individual. El mismo pico o baremo existe para la situación contraria, aquello que en mi pueblo se llama “hacerte la cama”, no sé si me explico, muy posiblemente no, no pasa nada.
Estoy pensando en voz alta.

La experiencia, eso que dicen es acumulativo y suele desplazarse de modo proporcional con las primaveras que uno ocupa, es tan surrealista, que risa les da a los viejos mirar atrás.

Lo cierto es, que a lo largo del recorrido existencial te vas encontrando con situaciones y gente de todo tipo, y, evidentemente, lo que uno quiera aprender y recordar más tarde sobre ello, es una elección personal.
Incluso existe la jodida posibilidad de recordarlo y darse de bruces con la ocasión más estúpida jamás imaginada.
¿a qué viene todo este monumental rollo, pelín esotérico y manido?

Muy sencillo, aquí la arriba firmante, ha vuelto a pronunciar de modo vomitivo el título que encabeza: no esperaba eso de ti

Detalles aparte, que no vienen al caso, y sabiendo que solemos utilizar la frasecita para situaciones negativas, apelo a mi derecho de sentirme defraudada y decepcionada a partes iguales, tanto con la persona que me hace hoy sentirme chuleada como conmigo misma, por varios motivos.
El primero de ellos es la mentira que me cuento cuando digo que no lo esperaba, lo que había hecho era no valorar la posibilidad de que sucediera, tras un primer impacto mental, mi, como llamarlo, mi absurda confianza mundana y mi fe en las personas, dejaron de lado aquello que podría denominarse instinto y me convirtieron, directamente sin preludios y sin piedad, en carne de cañón.
Otro de los motivos que me sonrojan es el haber permitido que ocurriera de nuevo; los viejos, los míos, andan desternillados por todo mi sistema emocional, un lejano eco de risotada dantesca resuena en mis adentros.
Lo peor es que ellos tampoco esperaban eso de mí, entre otras cosas porque me creían más previsora, confiaban en haberme aleccionado como correspondía, y se encuentran que la pobre aprendiz de adulta consciente, sigue siendo una lechuza a media pluma.

Los límites de la confianza.
A veces la línea que separa una cosa de la otra, es tan asquerosamente sutil, que diverge de la realidad, y uno, va saltando del lado bueno al lado malo con una facilidad espantosa.
Y te lo crees.
O no crees que te estén engañando.
En todo caso, no van a hacerte mal.
Y algo te dice que no encaja.
Recuerdas algo parecido.
Pero al final, aun albergando serias dudas sobre lo expuesto en aquel momento en la mesa, vas y te lo crees.
y la ostia es monumental, pero no porque digas de corrido la frasecilla, esa es instintiva y protectora, sino porque cuando matizas tus adentros te das cuenta de que sí lo esperabas, quizá no del todo así, tal vez no de esta persona, puede que en otro momento, pero sabías que era tan posible que incluso podía pasarte hoy.

Y lo que es peor, sabes que mañana, el mes que viene o en un par de años, volverás a mirarte al espejo, te encontrarás alguna cana más junto con otro saco de decepciones, y otra vez serán a pachas, y entonces te preguntarás de nuevo ¿no he aprendido nada?

¿para qué sirve la experiencia?

para Míriam.

que le vaya bonito.

3 comentarios:

Hamelin dijo...

Inauguro tus comentarios. Así podrás ver si funcionan :)

Espero que el blog tenga una vida larga y provechosa.

Bruja sin Brújula dijo...

Yo también lo espero, guapa...

Aquí sí vendré a charlar contigo. ;P

Besossss. Te enlazo.

Errantus dijo...

¿Para qué sirve la experiencia? Para decirnos qe nos hemos dado de bruces una vez mas, creo.


Esto no tiene título es simplemente lo que hay. Estoy remontando el vuelo y existen días mejores y otros más hijos de puta, pero no me he rendido y no voy a hacerlo tampoco, principalmente por que no me da la gana y por que aún me queda sangre.
A partir de aquí y por este motivo se puede leer cualquier cosa, algo que también me la suda bastante, es mi blog y es el espejo, es tan simple como reflejarse o no, si te quedas o te vas no es culpa mía, ni tuya, quizá nos parezcamos más de culo que de frente, en todo caso la puerta no tiene llave, no cierres al entrar y no des un portazo al marcharte.

licencia

Todo lo que hay en mi casa es propiedad mía, los textos sin firmar son de mi puño y letra, las obras firmadas pertenecen a sus autores y así constará en todo caso, todas las poesías de “el silencio del espejo” me pertenecen a mí.
Recuerdalo.
Un abrazo y muchas gracias por tu visita.
ah! la licencia real, anda por ahí abajo, es que la informática y yo no nos ponemos de acuerdo prácticamente en nada y esta vez, se ha empecinado en no querer subirme la imagen hasta aqui.
Ella misma, no pienso olvidarme de esto...
En fin...
Chat gratis